Hace una semana, la Argentina gritó Ni una Menos, sin embargo en sólo 2 días se registraron cuatro nuevos femicidios. Al triple femicidio de Mendoza que dejó además el saldo de una bebé y un nene de 11 años heridos de gravedad, se le suma un nuevo caso en Chascomús, provincia de Buenos Aires. Esta tarde,Jorge Arocena de 56 años, asesinó a su esposa, María Monserrat de un escopetazo y luego se suicidó de un tiro en la frente.

San Martín de los Andes padeció el año pasado dos femicidios que conmovieron a la ciudad.
El 1 de febrero de 2015 René Treuquil asesinó a su pareja Mirta Gutiérrez, en pleno centro de la ciudad, a la salida del casino. Luego de matarla, se suicidó. Mirta ya había radicado la denuncia contra su pareja a mediados de diciembre de 2014, por violencia de género. El hombre ya había purgado una pena de 8 años por femicidio en la vecina ciudad de Bariloche.
El 5 de abril de 2015 un joven de 25 años secuestró a su novia y se arrojo con su camioneta por un barranco directo al Lago Lácar. Ella era Laura Vázquez Prevoste , estudiante del Instituto de Formación Docente de San Martín de los Andes
Ni una menos debe ser una consigna diaria, cada uno debe impregnarse de este concepto y llevarlo a la práctica cada día, cada momento hasta que alguna vez deje de ser necesario salir a exigir que dejen de matarlas. Hasta que la sociedad entera entienda que la problemática de género no es sólo los golpes, es el discurso, es el gesto, es la humillación, es todo lo que va sumando para que un día se llegue al golpe y del golpe a la muerte hay un pequeño paso.