Por Carlos “Beto” Vivero

Un par de días de lluvia bastaron para que la Ciudad de Neuquen vuelva a convertirse en la “Venecia de la Patagonia”. Pasadas unas horas, mientras se vuelve a la “normalidad” un par de reflexiones.

  • La dimensión Política y Social del Cambio Climático  

«El cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad» (25). Si «el clima es un bien común, de todos y para todos» (23), el impacto más grave de su alteración recae en los más pobres, pero muchos de los que «tienen más recursos y poder económico o político parecen concentrarse sobre todo en enmascarar los problemas o en ocultar los síntomas» (26). «La falta de reacciones ante estos dramas de nuestros hermanos y hermanas es un signo de la pérdida de aquel sentido de responsabilidad por nuestros semejantes sobre el cual se funda toda sociedad civil» (25)

(De LAUDATO ‘SI. Encíclica del Papa Francisco).

El cambio climático llegó para quedarse… Ya las inundaciones del año 2014 nos demostraron que como clase política no hemos asumido este fuerte llamado de atención ni hemos discutido siquiera aspectos desde los cuales abordar las causas y consecuencias en este sentido. El problema adquiere dimensiones inusitadas cuando se analiza el impacto en los sectores más desposeídos.

Asistimos a las bravuconadas y actitudes sobradoras del intendente Quiroga (no nos sorprende por su habitualidad), culpando a otros por el desastre de las lluvias, pero luego, continua su tránsito de gran maquillador desarrollando obras superfluas, innecesarias, pensadas para el público medio por llamarlo de alguna manera, pero lejos de los intereses de los pobres de la ciudad. En estos días, repite la receta de las culpas, aunque será necesario de manera urgente y prioritaria diseñar un modelo de Ciudad Incluida e Inclusiva, asumiendo el impacto del cambio climático en toda la región y definiendo Planes Pluvioaluvionales, Infraestructura Social y Comunitaria, Servicios Públicos para todos y una agenda de educación y empoderamiento comunitario para prepararnos ante estas situaciones.

  • El Estado, su Rol y las Prioridades

La capital de la Provincia, en su diversidad de identidades, alberga más del 50 % de la población total de la Provincia, con fuerte desarrollo económico. Al finalizar en 2019 este mandato, Pechi Quiroga habrá sido Intendente por 16 años de los últimos 20 de historia. Las grandes inversiones siempre fueron pensadas priorizando el interés de sectores medios y altos. Paseo Costero como faro del boom inmobiliario, corredor Leloir, servicios sólo en zona de shoppings, etc.

Mientras tanto, entre 70 y 100 mil neuquinos viven en condiciones precarias o de extrema vulnerabilidad, en su mayoría en asentamientos que nacieron a la sombra de la ausencia de política de hábitat durante los últimos 20 años de quiroguismo. Las lluvias de ahora y de 2014 han mostrado la peor cara en ese sentido, si bien todos, en mayor o menor medida sufrimos el embate del agua, la precariedad en la que el quiroguismo ha sumido a miles de neuquinos cala muy hondo. El agua se ensaña cuando ve pobreza. No hay calles para transitar. El agua de la canilla (cuando hay) es barro, se moja lo poco que se tiene, se enferman nuestros niños, etc. Entonces abordar el desarrollo de la principal ciudad de la Patagonia requiere opciones. Y Quiroga opta por una mega delegación municipal en la zona más poblada o un metrobus y se olvida de los nadie. Ellos están igual hoy que en 2014 o años atrás.

Quiroga no tiene política para mejorarle las condiciones de vida a los más humildes de la capital. Ni la tendrá. Hoy, el Gobernador Omar Gutiérrez plantea disputar la capital como si fuera un botín de guerra. No se trata de llenar de canchas de césped sintético, florcitas para las mamás o concursos de remontadas de barrilete. Menos aun de saturar en cuanto espacio se desarrolla alguna actividad con funcionarios caretas que van sólo para la fotito y el apriete por el voto. Necesitamos que la provincia destine inversión para contribuir a la mejora en infraestructura y servicios públicos, en acceso al hábitat digno y en el desarrollo socio ambiental armónico.

  • Las militancias y la Solidaridad

Vecinos codo a codo cuidando sus casas, ayudándose, haciéndose cargo del otro. Multitudes de jóvenes de Organizaciones políticas, eclesiales, deportivas o culturales impulsando colectas solidarias, distribuyendo asistencia. Esa solidaridad y desprendimiento es digno de poner en valor en épocas de individualismo egoísta.

El Neuquén que queremos lo debemos construir entre todos.

¿Qué dejó esta nueva lluvia? Bueno, la certeza de que Quiroga es un gran vendedor de humo, sobre todo cuando se trata de acciones preventivas y cuidado de los sectores mas vulnerables. La certeza de que Cambiamos… Luego de años de Estado Nacional presente, la acción de los funcionarios responsables ha sido patética. Organismos sin capacidad de respuesta, sin posibilidades de disponer logística para atender y colaborar con la comunidad obviamente por decisión política de las autoridades centrales.