Esta tarde, sobre la ladera del Cerro Comandante Díaz, un poco más abajo del ex Hotel Sol, comenzó la “temporada de incendios”. Como es habitual desde hace algunos años, ciertas mentes desaprensivas encuentran diversión en iniciar focos de fuego sobre un terreno complicado, donde proliferan especies sumamente inflamables, como retamas, arbustos y coníferas.

Afortunadamente, se trata de un sector muy visible desde el casco urbano, por lo que rápidamente se hicieron presentes los Bomberos Voluntarios. Intervinieron varios equipos, atacando los focos desde abajo, subiendo por la picada de Ramayón y Villegas, así como desde arriba, bajando desde Juez Quiroga. De este modo, el siniestro no pasó a mayores y al cabo de una hora pudo ser completamente extinguido. Pero parece que va a haber que comenzar las plegarias (recomendadas por el piadoso rabino medioambiental) antes de tiempo.