Año tras año, al promediar octubre, el panorama educativo parece ir estrechándose más y más. Ante el indudable -y bastante previsible- crecimiento demográfico que registra nuestra localidad, la posibilidad de chicas y chicos de acceder a un banco depende de un mero sorteo.

Así como los niveles preescolar y primario cargan con sus propias limitaciones, el nivel medio, especialmente el de las Escuelas Provinciales de Educación Técnica (EPET), alcanza extremos preocupantes. Los aspirantes y sus familias quedan, desde ahora y hasta que las autoridades lo resuelvan, en un limbo de incertidumbres.

Ante esta situación, esta semana hubo una importante reunión entre las diversas partes interesadas en hallar algún tipo de solución a un problema que, como señalamos, crece cada año.

Padres y madres de chicos que, por el mecanismo de sorteo, se quedaron sin vacante en las EPET 12 y 21, junto al Defensor del Pueblo y el Ambiente, se reunieron con autoridades de ambos establecimientos, así como con un responsable del Consejo Provincial de Educación, y con los concejales que integran la Comisión de Educación.

TSN dialogó con uno de los familiares presentes en esa reunión, quien la describió como cordial pero cargada por la incertidumbre que 77 aspirantes sufren actualmente. Las posiciones de los respectivos representantes de las EPET diferían en cuanto a la necesidad de crear un tercer establecimiento de educación técnica o replicar la metodología de generar un anexo a las existentes, mientras que la representación del Consejo Provincial de Educación aclaraba que los plazos para cualquier respuesta podrían ser más extensos que lo esperado.

Ante esta situación, se solicitó una pronta definición del Concejo deliberante y la Defensoría decidió enviar una nota al Consejo Provincial de Educación y Ministerio de Educación de la provincia, que fue también presentada al Ejecutivo municipal y al Concejo Deliberante para su conocimiento.

En esta nota -que reproducimos íntegra más abajo- la Defensoría adopta la sugerencia de crear un nuevo anexo, como el que en el 2008 surgió como parte de la EPET 12 y terminó convirtiéndose en la EPET 21. Esto sin cerrar la posibilidad de construir una tercera escuela técnica en la localidad.

Nota de la Defensoría del Pueblo y el Ambiente de San Martín de los Andes

 “Motiva la presente la alarma suscitada una vez más en la comunidad educativa de San Martín de los Andes por la recurrente carencia de banco para los aspirantes al ingreso a las escuelas técnicas de la ciudad.

En ese contexto, tenemos el agrado de dirigirnos a usted a los efectos de imponerle de la situación y exponerle una alternativa de solución de respuesta progresiva en el tiempo, cuyo objetivo es coadyuvar a dar satisfacción al derecho a la educación y el interés superior de las infancias y adolescencia, permanente foco de atención de esta Defensoría del Pueblo y del Ambiente.

Como es público y notorio, el derecho a la educación tiene dos soportes, uno es el acceso y la prestación del servicio educativo y el otro es la elección de esa prestación.

El Estado actúa como ordenador del sistema y garante de la oferta educativa, transparente, libre y sin discriminaciones conforme nuestra legislación y sus principios constitucionales.

Pero en esta oportunidad, un mero sorteo ha privado de la expectativa de elección a 77 niños y niñas cuyas familias abrigaban el deseo y esperanza de dar continuidad a su educación en el nivel medio a través de las escuelas técnicas, sin perjuicio de los eventuales ingresos a la Escuela Provincial de Educación Técnica (en adelante EPET) N° 12 y a la EPET 21 que pudieran producirse sobre el cierre definitivo del período de inscripción, por el movimiento usual de los listados. En todo caso, será una minoría de ellos, como es de práctica cada año.

Madres y padres cuyos hijos han quedado fuera de ese listado preliminar, que se resolvió con el arbitrio del azar por toda respuesta institucionalizada, han acudido con su reclamo al Concejo Deliberante de San Martín de los Andes, que rápidamente le dio acogida, y lo propio hicieron ante esta Defensoría, motivando consultas y actuaciones que dan por resultado el presente documento.

No escapa a su dominio que la matrícula educativa en esta ciudad es creciente con cada ciclo lectivo, y que desde hace seis años sólo hay dos escuelas técnicas para satisfacer la demanda de ingreso en esa especialidad, una en la modalidad Energías Renovables y la otra en Construcción y en Electromecánica.

El dato no es antojadizo a los fines de esta nota, porque una situación similar a la presente dio origen a la EPET N° 21, que surgió inicialmente como anexo de la EPET N° 12.

En efecto, la EPET N° 21 tuvo su antecedente el 10 de abril del 2008, como creación en calidad de Anexo de la EPET N° 12, aunque luego se independizó debido a, una vez más, la gran demanda de bancos para la Educación Técnica.

En marzo del 2010 aquel anexo pasó a ser EPET N° 21 con orientación en Energías Renovables (Resolución de Creación N° 327/10 del Consejo Provincial de Educación del Neuquén. Plan de Estudio N° 427, Resolución 590/10).

Ahora bien, por ingentes gestiones de la comunidad educativa de la EPET N° 21, la visión y el empeño de los representantes del Barrio Intercultural, y la decisión política del gobierno provincial, acompañada por los poderes locales, la EPET N° 21 verá cristalizado su sueño de edificio propio en el Lote 27 de esta ciudad. Recuérdese que en la actualidad, el Consejo Provincial de Educación alquila sus instalaciones dispersas y de reducidas dimensiones, especialmente para la sede administrativa y aulas teóricas. Las obras para el edificio propio ya tienen presupuesto y las tareas iniciales están en marcha.

Así las cosas, asumida la extrema coincidencia entre un momento y otro del devenir educativo de las escuelas técnicas en San Martín de los Andes, es que venimos a peticionar desde esta Defensoría al cuerpo colegiado de la Educación del Neuquén y al Ministerio en todo cuanto les compete, la creación de un nuevo anexo que, por cierto, tendría características singulares que exigirán una respuesta administrativa ceñida al caso y a su urgencia.

Como es sabido, las escuelas técnicas comparten un ciclo básico común y en esta ciudad hay sólo dos con similar problemática: la carencia de espacio para incrementar el cupo educativo.

Ergo, el anexo que se propone podría ser común a ambos establecimientos para alumnos ingresantes, pero administrado por sólo uno de ellos a efectos de mejor ordenamiento y buen gobierno.

Tal anexo, creado a partir del próximo ciclo lectivo con la debida previsión de espacios, cargos docentes, auxiliares, uso y disponibilidades de los talleres y todo cuanto fuere menester, permitiría el pase de los alumnos y alumnas que, habiendo sido preinscriptos en el actual ejercicio por ambas escuelas técnicas, quedaron excluidos por sorteo debiendo anotarse en otras modalidades para no quedar desescolarizados.

Por tanto, debiera tomarse como prioritario ese mismo listado de preinscriptos al momento de abrirse la ventana temporal de pases, de modo que aquellos pudieran en efecto ejercer su libre elección y encontrar banco en el anexo.

Finalmente, el anexo de marras podría ser subsumido por la EPET 21 cuando cuente y disponga de su nuevo edificio o, por qué no, acaso ser para el futuro el antecedente de un remedio similar al de 2010, una vez más claramente necesario: la tercera escuela técnica para San Martín de los Andes.

La creación de nuevas escuelas con distintos perfiles formativos está en la base de la libertad para elegir el tipo de enseñanza, libertad y derecho que el Estado debe resguardar y que hoy están amenazados.

A la espera de una rápida respuesta, acorde con el grueso tenor de la tarea por delante, es que desde esta Defensoría del Pueblo y del Ambiente saludamos a usted con distinguida consideración”.