Después de más de 50 años de bloqueo a la isla caribeña, EEUU se abstuvo por primera vez en la votación de la resolución sobre la necesidad de poner fin al bloque impuesto a Cuba. “Estados Unidos siempre se ha pronunciado  en contra de esa resolución hoy va a abstenerse”, expresó ayer la representante estadounidense ante la ONU, Samantha Power en una decisión que provocó aplausos de los 193 países que integran el órgano internacional.

Power manifestó que la resolución votada en la ONU era un ejemplo perfecto de que la política de aislamiento contra Cuba durante más de 50 años no funcionó, y al contrario terminó aislando a los propios Estados Unidos.

Al explicar el voto, la embajadora recordó que el presidente Barack Obama ha decidido abandonar el camino del aislamiento e iniciar la ruta del diálogo, por lo que «restablecimos relaciones diplomáticas, reabrimos embajadas en nuestras capitales, reanudamos vuelos comerciales regulares, y levantamos limitaciones a empresas y emprendedores que quieren trabajar en la isla», manifestó.

EL MUNDO CONTRA EL BLOQUEO

El representante de Tailandia, a nombre del Grupo de los 77+China, aplaudió el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, y los pasos de avance como la apertura de embajadas y la visita a la Isla del presidente Barack Obama el pasado marzo.

Sin embargo, son insuficientes las medidas, el presidente debe hacer más uso de prerrogativas ejecutivas para acabar con el bloqueo, añadió.

Mientras, a nombre de la Asociación de Na­ciones del Sudeste Asiático (Asean), el re­presentante de Singapur expresó su apoyo a la resolución para que se ponga fin al bloqueo.

Por su parte, el representante de China precisó que su país «reconoce medidas de Estados Unidos, pero pide derogar el bloqueo lo más rápido posible y así desarrollar relaciones de acuerdo con la Carta de Naciones Unidas en interés de la paz para sus pueblos y el desarrollo común de la comunidad internacional».