Ayer al mediodía,  al encabezar el acto de anuncio del pago de la deuda que la Nación mantenía con Córdoba por los fondos que se le retenían a la provincia para financiar a la Anses, el Presidente Mauricio Macri lanzó un duro mensaje acerca del futuro de la línea de bandera.

“Nos hemos comprometido a que esa empresa que es nacional por decisión de los argentinos tiene que funcionar dando el mejor servicio y, en un período que hemos fijado de dos años, que no le cueste nada ni a los cordobeses, ni a los tucumanos, ni a los chubutenses, como nos ha costado, porque hoy Aerolíneas nos cuesta a todos los argentinos dos jardines de infantes por semana”, señaló el presidente.

 

Mauricio Macri cuestionó también el paro de trenes que afectó durante varios horas el servicio de distintas líneas del área metropolitana y el conflicto gremial que se mantiene latente en Aerolíneas Argentinas. El Presidente pidió “responsabilidad” y “solidaridad” a los sindicalistas, empresarios y dirigentes políticos. A la sostuvo que los mensajes de diálogo y consenso que bajan desde el Gobierno nacional chocan “con sectores que se resisten a este cambio que ha emprendido la Argentina”.

Y extendió su crítica al gremio de los pilotos de APLA que amenaza con nuevas medidas de fuerza ante la falta de acuerdo con Aerolíneas Argentinas por las negociaciones paritarias.

En los años 90, el entonces Presidente Carlos Saúl Menem planteaba ante los diferentes conflictos ferroviario, “Ramal que para, ramal que cierra” dando asi, paso a los cierres de ramales y privatizaciones de los servicios de trenes.

Ya en el año 2009, el referente del PRO y en esos días Jefe del Gobierno Porteño, Mauricio Macri, consideró que Aerolíneas Argentina debería ser “reprivatizada”, al igual que, a su juicio, tendría que volver a crearse un sistema de AFJP, aunque “con reformas”, para la administración de los fondos previsionales.