El Presidente ruso, Vladimir Putin, rechazó las condiciones del Presidente argentino, Mauricio Macri, y la obra de la represa hidroeléctrica Chihuido perdió toda posibilidad de ser financiada por el Banco de Desarrollo y Comercio Exterior de Rusia.

Así como en su breve encuentro de septiembre en Nueva York, el mandatario ruso no le encontró gracia alguna a la ocurrencia “futbolera” del nuestro, tampoco le resultó divertido el intento de obtener una segunda baja en las tasas de interés por parte de la entidad crediticia de aquel país.

Al inicio de su gestión, Macri había obtenido una rebaja de un punto porcentual (de 6,5% a 5,5%) en dichas tasas. Acaso convencido de su irresistible encanto negociador, volvió a plantear, vía Alfonso Prat Gay, otra quita, llevando el interés a 4,5 %.

De volea, los directivos del Vnesheconombank (el banco estatal ruso) volvieron a establecer el valor original del 6,5%. Fojas cero. Y la anhelada y demorada construcción del complejo hidroeléctrico en nuestra provincia vuelve a retroceder a unos casilleros nebulosos.

Un breve repaso

Leemos en LPO (La Política Online): “En diciembre pasado, cuando Macri asumió la Presidencia, al proyecto de la central hidroeléctrica Chihuido solo le faltaba cerrar el convenio de financiamiento que había arrimado el Banco de Desarrollo y Comercio Exterior de Rusia.

Tras tenerlo en el freezer durante tres meses, el gobierno macrista resolvió avanzar con el proyecto en abril con un pedido de reducción de la tasa de interés del crédito del 6,5% al 5,5% anual.

Inicialmente y de palabra, los funcionarios rusos habían aceptado negociar esa modificación. Pero en septiembre, Prat-Gay y Macri salieron a redoblar la apuesta con un nuevo planteo para que los rusos recorten la tasa al 4,5%, un costo financiero significativamente bajo comparado con los que están afrontando la Nación y las provincias cuando salen a tomar fondos en los mercados externos.

Molestos por la movida, los funcionarios de Putin resolvieron confirmar las condiciones originales del crédito y mantener la tasa del 6,5%.”

Un horizonte chino

Ante esta fallida gestión de un crédito imprescindible para la concreción de Chihuido, que movilizaría recursos y puestos de trabajo más que necesarios para Neuquén, Mauricio Macri destacó a otro de sus alfiles, el ministro del Interior Rogelio Frigerio para que encare una nueva negociación, esta vez con la República Popular China.

Frigerio va con la delicada tarea de negociar con el Eximbank de China un préstamo de unos 2.600 millones de dólares (85 % de la obra) a una tasa de interés menor al malhadado 6,5 %. A mediados de noviembre, el ministro estará en Beijing. Eso sí, nada de chistes futboleros con los chinos, que no cazan un fulbo.

 

Nota de ìnteres: https://www.facebook.com/dario.martinezpj/posts/10202596389748011