Los médicos de cabecera del PAMI denunciaron el viernes pasado que el gobierno rescindió sus contratos a partir del 30 de noviembre. A la disminución de coberturas y la reducción de medicamentos gratuitos ahora se le suma la precarización laboral de los profesionales de la salud.

En las últimas horas y sin previo aviso, los médicos de cabecera del PAMI en todo el país recibieron telegramas de despido rescindiendo sus contratos “a partir del 30 de noviembre” según la Resolución N° 1895/DE/16 firmada por Carlos Regazzoni, el titular de la obra social de los jubilados y pensionados.

Fiel al estilo “Cambiemos” un “alegre” PAMI presentó estos despidos masivos a sus afiliados como una “deuda” con ellos:

“La implementación de este nuevo modelo nos tiene muy contentos, era una deuda con nuestros jubilados y es agradable darles esta buena noticia. A partir del 1 de diciembre tendremos un esquema mucho más flexible”.

Según el nuevo esquema “mucho más flexible” implementado por Regazzoni, los médicos que se adhieran perderán más de un 30% de su sueldo actual.

Salarios Adeudados

Esta situación se dispara exactamente a las 72 horas del comunicado emitido por la Asociación de Profesionales de Programa de Atención Médica Integral y Afines (APPAMIA) que nuclea a los médicos de cabecera, en el que anuncian que de no cumplir el PAMI con el pago adeudado a los profesionales “se suspenderá la atención a los pacientes”.

“Nuestra asociación hace meses solicitó fecha cierta de pago y esto no se ha cumplido, nuestros médicos no pueden financiar el sistema”.

Ante los despidos, los médicos marcharán junto a sus pacientes el jueves 10 de noviembre a las 12 hs a Plaza de Mayo.

¿Disolución del PAMI?

Desde enero la gestión de Regazzoni al frente del PAMI fue noticia por un hospital que atendió a una abuela en el piso, la reducción de medicamentos gratuitos a afiliados, la suspensión de autorizaciones para trasplantes, despidos y la creación de nuevos puestos de trabajo con sueldos siderales, decisiones que apuntan inequívocamente a una profunda reestructuración y quizás hasta la disolución del organismo como anunciara en enero Rubén Torres, ex director de la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación.

Pero 12 días antes de las elecciones nacionales, Macri se refirió al PAMI en los siguientes términos: “En la Argentina no puede haber ni un abuelo del que el Estado no se ocupe. Todos los adultos mayores que reciben la (retribución) mínima van a tener los medicamentos 100% gratis, van a conservar su obra social toda la vida y vamos a recuperar el PAMI, sacando la corrupción y devolviendo su eficiencia para que no haya que esperar horas para una atención.”