El Fiscal General ante la Cámara de Casación, Javier De Luca, recomendó que se rechace la apertura de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el excanciller Héctor Timerman.

Reiteró que no existió delito en la firma del Memorándum con Irán y sostuvo que la intención de “mantener la acción penal ‘por las dudas’, a la espera de toparse con algún delito, convertiría al proceso en una empresa con objeto ilegal”.

El dictamen llega como respuesta a la apelación presentada por el Fiscal General ante la Cámara Federal porteña, Germán Moldes, uno de los impulsores de la campaña para reflotar como sea la denuncia de Nisman. “La profusión de adjetivos en el recurso (…) no convierten en delito aquello que no lo es”, le reprochó De Luca.

El fiscal ante Casación recordó que la denuncia ya fue desestimada y archivada en dos ocasiones por dos instancias diferentes: por el juez federal Daniel Rafecas y por la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal. Además, remarcó que él mismo consideró en un dictamen anterior que no existen pruebas para acusar a CFK por el delito de “encubrimiento” del atentado a la AMIA. “Se sigue tratando de la misma hipótesis, que no es delictiva”, explicó.

Reiteró que el Memorándum firmado entre los gobiernos de la Argentina e Irán buscó que los imputados iraníes por el ataque a la mutual judía se presenten ante el juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral, para darle continuidad al proceso y agregó que se trata del ejercicio de facultades constitucionalmente atribuidas a los Poderes Ejecutivo y Legislativo. “Cualquier abogado sabe que es una simplificación jurídicamente inaceptable sostener que el Acuerdo tenía como objetivo el levantamiento de las capturas”, apuntó De Luca.

Además, el representante del Ministerio Público desestimó las supuestas nuevas pruebas incorporadas a la causa:

Sostuvo que la confirmación de la inconstitucionalidad del Memorándum no significa que el acuerdo constituya un delito. “Ambos niveles de análisis no son interdependientes”, manifestó.

Consideró que el audio de una conversación telefónica entre Timerman y Guillermo Borger, ex titular de la AMIA, fue obtenido “mediante la comisión de un delito”. Además, dijo que ese audio no agrega pruebas porque allí el excanciller sostiene la autoría iraní del atentado, algo que “fue la posición pública que asumió la República Argentina”.

Calificó de “meras opiniones e inferencias” las declaraciones de Roberto García Moritán, vicecanciller entre 2005 y 2008, quien dijo que el objetivo del Memorándum era lograr la impunidad de los ciudadanos iraníes. “No es alguien que declara sobre lo que percibió por sus sentidos, sino alguien que opina sobre un asunto en el que no intervino”, remarcó De Luca.

Desmintió al fiscal Moldes, quien intentó vincular el hecho de que la Corte Suprema ordenara que la Justicia Federal investigue la muerte de Nisman con el supuesto delito de encubrimiento del atentado a la AMIA. “Tan sólo resolvió atribuir competencia al fuero federal, por entender que hasta ese momento no se había podido descartar la hipótesis del homicidio”, detalló el fiscal ante Casación y enfatizó que en esa resolución “no se afirma que el Memorándum de Entendimiento haya sido la causa de la muerte del Fiscal Nisman”.

Por último, De Luca opinó que no existe fundamento para sostener la acusación de “traición a la patria” contra la expresidenta y advirtió que el hecho de que se haya presentado una denuncia paralela en ese sentido ante el juzgado de Claudio Bonadio representa un probable caso de forum shopping. Agregó además que esa causa representa una violación a la garantía constitucional de ne bis in idem, por la que no se puede juzgar a una persona en dos ocasiones por el mismo delito.

Fuente: Página/12

Foto: Clarin