A continuación, reproducimos literalmente la carta que el arquitecto Guillermo Rey, tras ser removido del cargo de Secretario de Planificación y Desarrollo Sustentable, envió a la Intendente Brunilda Rebolledo:ç

 

“Sra. Intendente

Brunilda Rebolledo

PRESENTE

 

Por medio de la presente, y a pesar del informal método elegido para mi despido, realizado mediante whatsApp y siendo que es Uds., la única facultada para nombrar y despedir a sus funcionarios. Me encuentro formalmente despedido a partir del día de la fecha.-

 

Le aclaro, en contestación a los términos vertidos en su whatsApp, que en ningún momento ha habido trampa alguna, ni mentiras, ni engaños y menos aún jugadas sucias, como usted manifiesta, a lo largo de este año de trabajo.

Con mucho pesar por su decisión, habiendo cumplido el año al mando de la Secretaria de Planificación y Desarrollo Sustentable, que es de público conocimiento todo lo que hemos logrado en este tiempo, para mí lo más destacado es el proceso de cambio que transitamos juntos con las subsecretarías, las direcciones, y todo el personal de la secretaria, con un comienzo lleno de incertidumbres y desconfianzas logramos entendernos con respeto y cariño produciendo hechos inéditos.

Creo que es el fin de una etapa y el comienzo de otra, la vieja política está agonizando y con ella los tétricos personajes que siguen, desde las sombras, provocando fracasos para la gente y éxitos para sus insignificantes realidades.

Nuestro pueblo pide un sinceramiento, un crudo inventario del estado de las cosas que están sucediendo. Hablan de resultados de gestiones, de los años 90, de unidades ejecutoras, de consultorías, de ordenanzas de impacto, de cloacas, de plantas de tratamiento…

Veo maravilloso el esfuerzo de esos años que nombran, es muy meritorio el trabajo realizado, aunque la sociedad no está en este tiempo disfrutando de esas maravillosas gestiones, de esas modernas iniciativas de vuestro tiempo. Estamos con un sistema de agua absolutamente colapsado, con un vertedero de residuos sólidos en sus finales, sin una alternativa cierta, un sistema cloacal, que como en la planta de tratamiento 3 está en los niveles de 2028, una peligrosa contaminación del Pocahullo, un abandono urbanístico en los barrios marginales y un olvido manifiesto de las nuevas urbanizaciones, como la chacra 30, que no cuenta con la infraestructura básica indispensable. También, alguien se debería responsabilizar de la incorporación al ejido de loteos, pésimamente mal diseñados y gigantescos, dejando al municipio con un monstruo que no tributa y de casi imposible materialización, entre otras varias situaciones.

Todas estas dolorosas realidades, salen de planes mal hechos, de honorarios mal pagados, de posturas incomprensibles. De funcionarios que cobrando honorarios no trabajaron, ni se ocuparon en absoluto de las demandas de la gente. Basta de versos, basta de relatos…!! La realidad del pueblo hoy es que no es sustentable, desde lo social, desde lo ambiental, desde lo económico y no podemos quedarnos abrazados a políticas que generaron o no solucionaron esta dolorosa realidad.

Es necesario poder hacer una sincera autocritica, y que la gente que formó parte de llevar al pueblo a la realidad que vivimos hoy, se haga cargo de su actuación y de la responsabilidad que le toca. Es muy simple hablar de intenciones, de gestiones, de unidades ejecutoras, creo que la demanda social es otra, pasa por exigir que se muestre los resultados de esas exitosas intervenciones.

Lo que hemos intentado hacer en estos meses, fue mejorar nuestra relación (la del municipio) con los colegios profesionales, y lo logramos. Los colegios de arquitectos, de agrimensores, de abogados, de ingenieros, de técnicos han participado activamente en la modernización del ejercicio profesional, a través de la actualización del código de edificación, y distintas normas que están siendo revisadas y adaptadas a los nuevos tiempos, formamos equipos junto con las subsecretarías para mejorar el cuidado de la gente y del pueblo, un trabajo en equipo, no muchas veces visto. Mejoramos la calidad de la relación y estamos en vías de lograr un trámite más rápido, amigable y eficiente.

También, los colegios aportaron solidariamente elementos indispensables para el desarrollo de nuestro trabajo, lo hicieron con una inmensa empatía y generosidad. Y desde ya, que se los agradecemos profundamente.

Si hay algo que lamento, es la poca importancia que se le dio por parte del ejecutivo a la planificación, me enteré que hay un viaje previsto a Colombia, sería interesante poder verificar ahí los resultados de una buena planificación, cómo se cambia la vida de la gente a través de planes de gobierno a largo plazo.

No me queda más que agradecer, por la generosidad en la convocatoria para formar parte de su equipo de secretarios, es con ellos también que he tenido en este tiempo una muy buena relación”.