Tiempo del Sur Noticias mantuvo una charla con la Intendente municipal. A casi un año de su asunción, la jefa comunal hizo referencia a lo que pasó y a lo que vendrá.

TSN- ¿Cómo evaluás este primer año de gestión?

BR- Este fue un año de transición, con una situación económica y financiera complicada en el país. Tuvimos muchísimos frentes al inicio, y muchos tienen que ver con la cuestión económica. Como recordarás, el primer conflicto que tuvimos fue por la Casa de la Cultura, que uno entiende las aspiraciones que tiene todo el sector, pero el planteo llegó con mucho enojo. Afortunadamente, después hemos ido recomponiendo la relación con todos, que es la idea, no?

TSN- Es algo que se reconoce. La capacidad de parar la pelota y repensar la situación.

BR- Es que uno a veces se pone mal, y yo también he sido dura en algún momento, por las formas y no por las cuestiones de fondo. Por ejemplo, la última vez que hubo una toma en la Plaza, cuando me lo preguntan en los medios, digo: no me gustan las formas, y hasta puede que tengan razón en lo que están planteando. Esto es una manera de enfocar el gobierno, yo tengo también esa manera de pensar, me gusta dialogar, me gusta juntar a las partes, pero exijo reciprocidad. Muchas veces lo digo: uno tiene que creer en el otro, y esto es lo que nos pasa, no nos creemos. Si partimos de la base de que uno está mintiendo, está todo mal, ¿para qué seguir? ¿para qué intentar resolver algo si del otro lado tenés una desconfianza permanente y nada de lo que hagas va a tener buen resultado? Pero en eso pienso que es lo mejor, más allá de ponerse firme, poder escuchar, y entonces nos entendemos, y te digo, con buen resultado. Yo creo mucho en la gente. Con los mismos que tomaron la Plaza este sábado estuvimos en un almuerzo que fue muy cálido, pudimos charlar claramente, recorrer la obra (de viviendas en el Barrio Intercultural – N.de la R.), y ahí uno también pondera el trabajo de tantos años de lucha, porque no es menor lo que se ha logrado. Ellos también hacen como una autocrítica de cómo arrancaron con sus reclamos, con sus protestas, dándose cuenta cuál es la mejor manera, y esto es ponderable. Estoy dispuesta a trabajar con todos los sectores. A mí jamás me caracterizó el tema de ver si es de nuestro partido o no, siempre he trabajado con todos. De hecho mi gabinete ha estado compuesto con diversos colores y también respetando en el caso nuestro los oponentes ocasionales que tuvimos en la interna. Creo que la gente que nos conoce sabe que tenemos una manera de pensar y de trabajar y hay que mantener una congruencia con esto. Pero sí, ha sido un año muy difícil, y lo que hoy a nosotros nos preocupa mucho es que hay una continuidad en la falta de trabajo. Hemos activado proyectos que estaban hace mucho tiempo dando vueltas por los Ministerios, más que nada con el fin de generar mano de obra local. Es el tema más importante para mí. Independientemente de las obligaciones que tiene el Municipio, esto es, nuestro rol fundamental es prestar servicios, pero nos preocupa lo que le sucede a la gente. Pronto estamos llamando a licitación por el Parque Lineal Pocahullo, que es una obra que va a generar puestos de trabajo. También estamos trabajando con la Subsecretaría de Economía Social, que realmente tiene un efecto muy amplio para promover trabajo independiente, que la gente pueda rescatar a partir de sus haberes la voluntad y el esfuerzo de generar su propio ingreso. Este es un valor muy alto, porque la gente sabe qué es lo que tiene para dar y emplea lo mejor de sí. Han sido exitosas todas las ferias que se han promovido, más allá de las que funcionan en forma constante, donde la gente ofrece y vende sus productos con el convencimiento de que eligió lo que quiere hacer y que se siente digna con eso. Es un cambio de paradigma, salir del asistencialismo para pasar a la asistencia necesaria, pero la gente tiene que involucrarse con sus problemas y buscar cómo dar solución. No pensar que el Estado tiene que resolver todo. Yo he trabajado mucho en el tema de la promoción de los emprendedores y siempre he tenido presente algo casi un dogma, que es el deseo profundo de que al otro le vaya bien, y esto, cuando vos lo tenés internalizado sabés que no alcanza con darle un crédito para que haga banquitos, tenés que estar seguro que sabe hacer los banquitos, que sabe dónde colocarlos, y tenemos que enseñarle a usar las herramientas para que pueda ofrecer sus productos, para que tenga la actitud positiva de que su producto es valioso…

TSN- … y también tiene que haber un contexto donde pueda vender esos banquitos…

BR- Exactamente. No serviría que constantemente le estemos dando. El productor tiene que sacar provecho de lo que él sabe hacer, y lo que el Estado tiene que hacer es acompañar el crecimiento y el desarrollo de los ciudadanos.

TSN- El estado municipal aparece con muchas limitaciones actualmente, en materia de ayuda a esos pequeños productores, ya que hoy no son las mismas políticas a nivel nacional. Más que crecer y desarrollarse, esos productores pasan a sostenerse para cubrir lo básico.

BR- Lo que yo veo es que mucha gente necesita sólo una oportunidad y un empujón, y a partir de ahí saben encontrar los mecanismos para torcer muchas dificultades. Hay gente admirable para mí, que han mandado a sus hijos a la universidad, con lo que obtienen de sus productos. Sí es importante el acompañamiento del Estado, que implemente políticas que no sólo sostengan la economía sino que le otorguen a esa producción el valor que tiene.

TSN- En ese contexto ¿cómo ves el lineamiento del gobierno nacional?

BR- Y, uno tiene un poco de preocupación por la marcha del gobierno en estos meses. Entiendo que han sido muy difíciles y por eso valoro el reconocimiento de sus errores, y tengo la esperanza que en el envión las cosas mejoren…

TSN- … perdón, Brunilda, pero hay una diferencia entre lo que vos decías de reevaluar la situación y eventualmente retractarse y el “estamos aprendiendo en el camino”…

BR- … claro, pero también siento, por el vínculo que tenemos con distintos estamentos nacionales, que hay una voluntad de hacer las cosas bien, y esto lo pondero porque en lo que a nosotros respecta hemos presentado varios proyectos y el hecho de que nos visiten, que nos supervisen, es valioso, y mejora la comunicación entre las instancias nacional y municipal. En las veces que he ido a Buenos Aires, me he sentido reconocida, en encuentros con funcionarios a los que sólo vi una vez y me llaman por mi nombre. Siento que hay un plantel importante y la suma de todo eso debería ser un rumbo exitoso. El tema es que acá hay que discutir las políticas nacionales. Tuvimos una dificultad bastante importante con el tema de las tarifas del gas en su momento, y fue algo que preocupó a todo el país. Mi opinión fue que era necesaria esa corrección, porque padecimos la falta de gas, y no haber actualizado las tarifas durante más de 12 años es como un despropósito. Lo que sí creo es que el aumento de la tarifa debía ser gradual y proporcional a la economía de la gente, y esto es de sentido común. A veces siento eso, que por la enorme dimensión de los hechos, ante las decisiones que tienen que tomar, van a lo técnico. Es probable que la ecuación diese lo que había que aumentar, ahora ¿era aplicable? No, decididamente no. Entonces, poder rever las cosas, a mí me parece que es mejor generar esa medida a partir de un consenso. Siento que el gobierno nacional está haciendo grandes esfuerzos para salir adelante y yo le pido a Dios que encuentre el camino para que todo vaya bien. Estamos atravesando una situación muy difícil, yo hablo con otros intendentes y veo lo que pasa en otros lugares y la verdad es que está la situación muy delicada, con sectores de la población con necesidades básicas insatisfechas, el tema de los ingresos, falta de vivienda. En todo estamos trabajando los gobiernos locales, pero necesitamos que haya un empujón serio, importante, para que se reactive la economía y que la gente pueda entender que estamos en un proceso de cambio pero que es necesario acompañarlo con acciones claras.

TSN- En una reciente entrevista, un periodista de Clarín le preguntó al presidente Macri cómo hacer para reactivar el consumo y la respuesta que le dio fue “¿cómo hacemos para reactivar el consumo?”

BR- Con lo cual está diciendo que aún no encontró la fórmula.

TSN- Es preocupante eso.

BR- Sin embargo, desde mi óptica, prefiero que dé esa respuesta y no que “vamos por el buen camino” o que “esto lo tenemos resuelto”. No es la respuesta que yo deseo, pero el hecho de no sincerarse tampoco sería bueno. Creo que vienen tiempos difíciles todavía.

TSN- A escala local han sido movidas las últimas semanas. ¿cuál es tu análisis de lo sucedido tras la remoción del Secretario de Planificación?

BR- Esta situación que se da, particularmente en este caso, me obliga a tomar una decisión que obviamente no me hace feliz. Quien estaba acá (Guillermo Rey – N. de la R.) es porque uno puso la mirada en su trabajo, en su trayectoria. Yo lo hablé con él personalmente y no me pareció la forma en que él comunicó. El 18 de octubre yo hablo con él y le pido que se haga a un costado, porque me doy cuenta que no puede amoldarse a cómo funciona la administración pública. Seguramente, es un profesional exitoso en su trabajo, muy creativo, con muchos y muy buenos diseños, pero trabajar en la administración pública significa trabajar en conjunto. No puede ser que los temas que llegan a planeamiento sean nada más una decisión de planeamiento, pasen directamente al Concejo y no se debatan en el Ejecutivo. Esto empezó a presentarse con mayor asiduidad, lo que fue generando una relación ríspida, con otros sectores, que al no ser consultados, muchas veces al llegar aquí una Ordenanza para su promulgación, sin que haya pasado por el análisis del pleno del Ejecutivo, no sólo él. La legislación que tiene San Martín de los Andes, que es muy rica en cuanto a temas ambientales, uso del espacio público y del suelo implican la participación de varios sectores. Se ve que en esto, tenía una dificultad para hacerlo y la verdad es que pasó a ser una cuestión sensible y empezó a generar conflictos y algunos entredichos, algunos de los que pudimos ir sorteando. Yo se lo expliqué claramente, para que diese un paso al costado, y él lo entendió. Fue una charla tristona, de una hora y media. Los hechos que se produjeron y desencadenaron el envío del whatsapp tienen que ver también con dos cosas: en primer lugar, hubo un expediente que motiva mi reacción, trato de que venga inmediatamente para que lo hablemos, me encuentro con que no está en la localidad, está fuera del país, sin que yo lo hubiera sabido con antelación, lo cual me molesta y lo tomo como una falta de respeto hacia la investidura del intendente. Todo secretario que se ausente no tiene que pedir permiso, pero sí avisar y dejar decreto de quién lo reemplaza. Eso no pasó y por otro lado, si lo esperaba hasta que volvía era probable hasta que lo perdonara. Y eso no está bueno, porque ser conciliatorio a veces hace que el otro se confunda. Te voy a mostrar qué fue lo que yo le mandé, porque lo que él difundió por los medios fue sólo una parte extraída de ese whatsapp, donde le pongo “Después de haber analizado el expediente, Taco, estoy muy desilusionada con vos. Me hiciste una trampa con lo del Fasta. Marcela vino muy angustiada porque la involucraste en un tema que ella no estaba de acuerdo y me mentiste a mí también con tu informe. Te creí una y otra vez. Me jugaste sucio todo el tiempo. A partir de hoy estás fuera del gabinete, es decir, estás despedido. Gracias por tus servicios.” Él tomó la última parte y armó su propia imagen del mensaje, porque la foto que aparece no es la que yo tengo en mi perfil de whatsapp. Pero esto es un detalle. A alguno le habrá caído mal, porque no conoce el fondo. ¿por qué llegamos a esta instancia? No existe la forma que comprenda en primer lugar que debemos trabajar en conjunto, en segundo lugar que de los temas que entran al Municipio uno no puede salir a hacer lobby por su cuenta.

TSN- Esta es una observación crítica que se le marca a tu equipo de gobierno, que algunos de ellos llegaron para hacer lobby.

BR- Yo trato de entender que, desde el punto de vista de su trayectoria privada, el arquitecto sólo tiene que responder ante el empresario o el cliente que lo contrata, y donde las decisiones las toma él en tanto autor del proyecto, pero en el Municipio esto no es así. Defender a ultranza un proyecto que hay que analizar primero, para mí no está bien y puedo estar equivocada, pero fue una discusión que hubo desde un comienzo, y con algunos temas que al final se volvieron polémicos. Cuando uno tiene un horizonte no tiene que perderlo de vista, y si hay un proyecto que a nos parece que es interesante hay que trabajarlo como corresponde, que salga por derecha y si no prospera que no prospere, o saber que está sujeto a modificaciones que se pueden consensuar. Primero hay que estudiarlo, ver si es conveniente para la comunidad y si se ajusta a derecho.

TSN- ¿Y cómo queda el gabinete tras esta decisión?

BR- El gabinete está bien. Me voy a tomar un tiempito para designar otra persona en el área de planificación, que ha quedado a cargo de la Ing. Sara Castañeda. Yo soy muy respetuosa del conocimiento que tiene, es gente que hace muchos años que está en el Municipio y que ha logrado proyectos muy importantes para San Martín de los Andes, y también, por ser responsable del CoPE me parece que es la persona indicada. Teníamos también una diferencia con el arquitecto Rey, que planteaba por qué todos los temas tienen que ir al CoPE. Es un instituto que se creó por Carta Orgánica, por lo que tenemos que ser respetuosos y lo digo como ex convencional constituyente, que hay que ajustarse siempre a las normas y las leyes. La Secretaría de Planificación estratégica es una herramienta muy valiosa, así lo consideraron nuestros convencionales y nosotros tenemos que respetar eso.

TSN- En este cambio de gabinete, con la salida del arquitecto, ¿qué rol juega el Colegio de Arquitectos, que se ha manifestado públicamente en desacuerdo con la decisión?

BR- Con el Colegio de Arquitectos tenemos una muy buena relación. Fue uno de los primeros lugares que visité tras mi llegada al ejecutivo municipal y entendí que era muy importante su participación Tienen todo el derecho a estar en desacuerdo con la decisión que he tomado, la que también manifiestan respetar. Estamos trabajando muy bien y de hecho, están participando en el CoPE y esto es muy valioso y hay que resaltarlo. Seguramente habrá sectores que no les haya caído bien, pero también de eso se trata, uno cosecha rechazos y adhesiones, y todo el mundo tiene derecho a opinar con respecto a esto, tratando, claro, de ser objetivo.

TSN- ¿Cómo está la relación al interior del MPN, entre el Municipio y el Concejo deliberante?

BR- Está bien. Hemos tenido algunos pensamientos encontrados, como por ejemplo a partir de una decisión  del veto de una Ordenanza, que produjo cierto malestar. En esto aspiro a que lleguemos a ser lo suficientemente objetivos en el pensamiento, en el análisis y en juzgar. Hay veces que uno, en la soledad de sus pensamientos, proyecta una decisión. Yo lo supe desde el primer día que habían aprobado esa ordenanza, que la iba a vetar. Hice reuniones con casi todos los concejales acá, no entendían cuál era mi postura. Gobernar no significa hacer lo que yo quiera. Fue una situación delicada y también fuerte para mí, porque hubo una reacción muy fuerte por parte del sector cultural, donde, como dije, no me gustaron algunas formas, pero yo supe de entrada que esa iba a ser mi decisión. Me fui tomando el tiempo, porque también la gente tiene que ser respetuosa de nuestros tiempos. Cuando ocurrió este hecho poco feliz, nosotros estábamos en reunión de gabinete, tratando el presupuesto, y tuve que salir a contener una cantidad de gente que no tenía audiencia. No es la forma, no va con la cultura tampoco, pero entendí su malestar, porque de golpe se sintieron estafados. Nada más lejos de la realidad para mí, porque no es eso lo que uno pretendió. Eso produjo un momento de frialdad con el Concejo, y aún ahora existen algunas facturitas con respecto a eso. No me arrepiento para nada, sé que fue la medida correcta, y no es por quedar bien con un sector, esto también tiene que ver con lo que dije antes, que uno se tiene que ajustar a derecho.

TSN- ¿Sentís que con aquella decisión de vetar la ordenanza o la de despedir a un integrante del gabinete tu imagen sale fortalecida?

BR- No lo busco. Y realmente, en ambos casos, sentí la aprobación de mucha gente y sinceramente, yo no hago cosas para ver qué rédito le saco. En primer lugar, le doy bastante bolilla a mi intuición y por otro lado, el conocer las normas y saber, que en este caso, había una reserva puntual para cultura, por diez años, más allá de que entendí perfectamente las necesidades que tiene el Concejo deliberante, de tener su propio espacio, su terreno, siento que sí, que hay como un acompañamiento. Como también hay quien se expresa en contra. La verdad, no es un tema del cual esté pendiente. De hecho, los tiempos me permiten poco estar pendientes de las redes sociales y los medios, y que debería estar mucho más informada. Yo cada día entro acá con alguien o algún tema urgente que atender.

TSN- Hay un rumor acerca de tu posible candidatura a Diputada

BR- Primer noticia que tengo. Pero descartalo, es una decisión que yo no tomaría jamás. Tampoco digo de esta agua no beberé, porque si el partido al cual pertenezco considera que es lo mejor, sería una polémica para mí también, En realidad yo fui elegida para ser intendente, y jamás anduve cambiando de caballo en la mitad del río. Me parece que uno tiene que ser respetuoso de lo que el electorado eligió. A mí me eligieron para ser intendente cuatro años y por más que me ofrecieran algo mucho más sustancioso, y además alguno además lo puede sugerir como una manera de allanar el terreno, esta es la primer noticia que tengo. Podría interpretar mal las cosas ante un ofrecimiento así. Puedo pensarlo, pero a mí me parece que no está correcto, nunca lo vi con buenos ojos. Eso, ni por ejemplo cuando se llega al Concejo deliberante en un grupo en representación de un partido y después se pelean y son todos autónomos y arman sus propios bloques. Hay que ser consecuente, por eso digo que este es un compromiso asumido con mi comunidad, yo soy hija de este pueblo, puedo equivocarme una y otra vez, puedo pedir disculpas, por intentar buscar siempre el mejor camino y no me parece que esto me permita a mí la libertad de saltar para otro lado porque me es más cómodo o porque tengo un beneficio económico.