En diálogo con docentes del Jardín 53 nos comentan sobre la problemática de trabajar en cuatro lugares distintos, distantes entre sí, y que afectan directamente en el trabajo didáctico pedagógico como así también en lo que se visualiza claramente la vulneración de los derechos de nuestros alumnos.

  • Radio escolar del jardín de Infantes Integral N°  53 desde Callejón de Bello hasta Cordones de Chapelco, aproximadamente 12 km de distancia.
  • Sala creada en Julio del 2016 en el B° El Arenal, no corresponde al radio escolar de la institución.
  • Con la creación de la sala de B° El Arenal se garantizo cubrir las necesidades de vacantes para niños de 3 y 4 años pero no la cuestión edilicia y mucho menos la pedagógica.
  • Se crea solo un cargo de preceptora y de auxiliar de servicios para esa sala, sin considerar los cargos de profesor de educación física y de música. En este sentido se suma un horario mas a los profesores de áreas especiales no contemplando las distancias a recorrer desde una sala a otra, por lo que se garantiza un par de estímulos para esta sala, en detrimento de quitar tercer estimulo a las otras. La carga horaria compartida sumado a las distancias a recorrer, los tiempos que tardan las docentes en llegar y el traslado de elementos de una sala a otra hace casi imposible proyectar actividades pensadas y programas para nuestros niños.
  • Al no crearse el cargo de vicedirector es complejo y casi imposible una educación integral tendiente a garantizar que los alumnos del jardín reciban los estímulos que les corresponde por derecho y en igualdad de condiciones y oportunidades que niños de otros jardines de la localidad. Además de la imposibilidad de realizar el seguimiento en lo pedagógico didáctico que corresponde a las tareas de la conducción del jardín, esto se ve totalmente interferido y desdibujado por las distancias que la directora debe recorrer para realizar las visitas periódicas a las sala, de esta manera no se puede acompañar la tarea docente y mucho menos realizar el seguimiento de los procesos de aprendizajes de los alumnos. Sin contar los emergentes y cuestiones burocráticas a las que nos expone el mismo sistema.

El jardín se sostiene y trata de garantizar la calidad educativa solo por el compromiso por la educación del equipo de trabajo de esta institución sin contar con garantías del estado responsable directo de la educación pública.

Se toman medidas desde el CPE que precarizan cada vez más las condiciones de trabajo del personal docente sin importar los procesos de enseñanza aprendizaje y las cuestiones de derecho de nuestros alumnos

En vez de mejorar y garantizar calidad educativa desde las bases contando en principio con la estructura edilicia y los espacios acordes y funcionales a la EDUCACIÓN de nuestros alumnos, siguen tomando decisiones desacertadas exponiéndolos a falencias, retiro de estímulos y nada de posibilidades de reconocerlos como niños de un mismo jardín, con derecho de sentir pertenencia, si hablamos de una mirada integral solo quedaría en una denominación Jardín de Infantes Integral N° 53, ya que desde la creación funcionamos de manera desfragmentada.