El parlamentario del Mercosur afirmó “que hay una decisión política del gobierno nacional” de bajar el petróleo al precio internacional, lo que va a traer “pobreza y desocupación”. Agregó que acompañan al gobernador “para defender a la provincia de Neuquén”.

“Que no nos gobiernen más desde Puerto Madero, que no proyecten más el futuro de nuestras generaciones desde la Casa Rosada”, solicitó Ramón Rioseco en relación a la firme política que debe adoptar el gobierno neuquino para afrontar la “inminente decisión” de Nación de bajar el precio del barril criollo.

Rioseco explicó que “hay una decisión política del gobierno nacional de bajar el barril criollo al precio internacional, y esto implicaría una baja del 30% en el precio y un nuevo ajuste para la actividad”. Y agregó que esto “pone en riesgo 3.600 puestos de trabajo y el ingreso de mayores regalías a las arcas provinciales, por lo que el déficit que está previsto en el presupuesto de 1.900 millones de pesos pasaría a 3.000 millones”.

“Le pedimos a Gutiérrez y a Pereyra que discutan con firmeza y con valentía el futuro de los neuquinos”, pidió Rioseco, y destacó que “le decimos al gobernador que queremos estar al lado de él y del secretario general del gremio, para defender a la provincia de Neuquén, porque si no lo hacemos nosotros difícilmente lo hagan los porteños”.

Sobre las reuniones que vienen manteniendo en Casa Rosada el gobernador Gutiérrez, los sindicatos petroleros, las empresas y las autoridades nacionales para elaborar un plan para la industria hidrocarburífera, Rioseco dijo que “se están reuniendo para tratar de convencer al secretario general del gremio y al gobernador del ajuste; y ellos tienen que decirles que no están de acuerdo y ponerse firmes”.

“El gobernador Gutiérrez tiene mucho poder en la República Argentina, porque maneja el 60% de la energía, entonces ese poder tiene que usarlo para defender a los neuquinos”, sentenció.

El parlamentario del Mercosur presentó en conferencia de prensa junto a los diputados Mariano Mansilla y Pamela Mucci, los concejales Luis Durán, Fernando Schpoliansky, Pancho Baggio y Cristian Perotti, una “Carta Abierta a los Neuquinos”, donde describe la situación de la industria hidrocarburífera en la cuenca y propone tres líneas de acción para poder afrontar lo que sería una “catástrofe” para la provincia.

Rioseco manifestó como primer eje, que se cierre la importación de petróleo porque “lo que se está haciendo es importar desocupación en la cuenca petrolera”. En el mes de septiembre, agregó, crecieron las importaciones en un 31% para Shell y en un 30% para Esso, “las que ya sabemos a quién pertenecen”.

En segundo lugar, planteó la necesidad de mantener el  Plan Gas I y II, que benefician con un precio diferencial de 7,50 U$S/ el millón de BTU a las empresas que producen gas nuevo, lo que hace “que se incrementen las inversiones”.

Y por último solicitó “sostener el barril de petróleo a 63 dólares hasta que se recompongan los precios internacionales”.

En el documento explican que “YPF informó a sus inversores que el precio del barril para 2017 será de 53 U$S, que implicaría una disminución del presupuesto provincial, como mínimo de $ 828 millones solamente en regalías petroleras”.