La Asamblea Socio Ambiental realizó una presentación ante la Defensoría del Pueblo y del Ambiente, solicitando su intervención frente a irregularidades ocurridas en la reciente readecuación de los usos del desarrollo urbanístico el cauquén, conocido como “vega chica”. Irregularidades también señaladas por la intendenta Brunilda Rebolledo en medios locales que se descubrieron posterior a la sanción y promulgación de la ordenanza. Según la intendenta esta fue la causa del despido del secretario de planificación Guillermo Rey.

La Ordenanza, que permitió agregar usos residenciales e incrementar la superficie en el ítem “centro administrativo comercial turístico” de dicho proyecto urbanístico, fue sancionada por el Concejo Deliberante el 20 de Octubre del corriente y promulgada por la intendenta el 9 de Noviembre. Tanto el Deliberante como el Ejecutivo se basaron en los informes provenientes de la Secretaria de Planificación y Desarrollo Sustentable, desconociendo esta irregularidad.

La Asamblea Socio Ambiental considera que el despido del secretario sería justificado, pero debe subsanarse la irregularidad administrativa. Por lo tanto demanda una auditoria del expediente para establecer las responsabilidades de los funcionarios en las irregularidades y llegado el caso anular todo el proceso.

El desarrollo urbano conocido como “vega chica” fue habilitado como seminario religioso, establecimiento educativo y lotes para viviendas y locales comerciales en una zona de 44 hectáreas, de las cuales el 65% están declaradas intangibles dado que se encuentra en el humedal de la localidad. La aprobación del proyecto en el año 2011, suscitó polémica y se considera que el mismo fue el puntapié inicial para empezar a urbanizar la zona de la vega plana, y como consecuencia de esto, el comienzo de la impermeabilización del mallín.

Fuente:Asamblea Socio Ambiental