El joven Fernando Muñoz reconoció en el día de ayer a los policías que lo agredieron a la salida de un pub de San Martín de los Andes.

El miércoles por la mañana Fernando Muñoz acompañado de diferentes organizaciones sociales y de Derechos Humanos se hizo presente en la fiscalía ubicada en la costa del Lago Lácar a fin de reconocer a su agresor quien semanas atrás le propinara varios golpes en el rostro y resto del cuerpo.

Una vez hecho el reconocimiento, se dirigieron hacia el Concejo Deliberante donde volvieron a narrar lo sucedido y solicitaron que los representantes del pueblo tomen cartas en el asunto. Por la tarde, las organizaciones se hicieron presentes para hacer sus reclamos en la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Ahora falta esperar las respuestas tanto del poder político como de las autoridades  policiales.

Hace dos semanas, al salir de un pub céntrico, Fernando se hallaba armando un cigarro al momento de ser increpado por la policía provincial. “Creían que era un porro, pero era sólo tabaco” narró Fernando. Comenzaron con insultos, revisaron todas sus pertenencias y según cuenta Muñoz, le robaron $500 que traía en su bolso. Minutos después lo trasladaron a los golpes a la comisaría 23 de San Martín de los Andes. Una vez encarcelado volvieron los golpes, todo a la vista de otros efectivos sin que ninguno hiciera nada para impedirlo. Esa misma noche Muñoz fue llevado al hospital local y casi sin revisarlo lo devolvieron a la comisaría. Sólo dos días después, el médico forense pudo corroborar más de cuarenta golpes.

San Martín tiene una larga historia de denuncias de abuso contra miembros de la policía provincial. Por eso también interviene en este caso el Defensor del Pueblo Fernando Bravo.

Las organizaciones dejaron en claro que acá los responsables tienen nombre y apellido y solicitan una pronta respuesta a los reclamos.