Con la participación de las orquestas de Junín de los Andes, Aluminé y San Martín, con grupos de danza de Villa la Angostura y de nuestra localidad; con la presencia de los cuenteros comunitarios y el gran cierre del grupo Semilla, se desarrolló ayer frente a un público familiar, que de a cientos se acercaron a la plaza a disfrutar de esta fiesta, una nueva edición del Pichi Trabún.

Todo comenzó a las 14 horas con la caminata sonora desde la plaza Sarmiento a la San Martín, recorriendo la avenida y compartiendo música y danza con los vecinos que se asomaban para ver y escuchar. Ya cerquita del escenario principal, que en esta ocasión homenajea al músico y compositor jujeño Ricardo Vilca, se encontraba dando la bienvenida con su alegría contagiosa la murga Apretando los Dientes.

Sobre el escenario, artistas desde los 5 a los 17 años, dieron vida, color y emoción al Pichi Trabún, a este encuentro de los pueblos, de las nuevas generaciones que mantendrán viva esta fiesta popular no sólo hoy, sino en los años venideros: Musicantes con sus formaciones inicial, infantil y juvenil, los Cuenteros Comunitarios que compartieron cautivantes historias con los niños, niñas y sus familias, los grupos de danza del CIART, a cargo de Yanina Prieto y Andrea Galgano; Albricias de la mano de Rubén Cabrera y el cierre de la mano del grupo de adolescentes locales Semilla, que brindaron un gran concierto para cerrar la tarde.

Pero la diferencia este año, y que hace crecer a esta fiesta cultural de las infancias y adolescencias, fue su carácter regional. Engrandecieron el escenario con su presencia el grupo de danzas El Retamal de Villa la Angostura, la orquesta infantil y juvenil de Aluminé, y la Orquesta de Instrumentos Folclóricos de la Escuela de Música del colegio Ceferino de Junín de los Andes, quienes brindaron un hermoso espectáculo y permitieron el encuentro musical, pero también otros momentos para compartir en la cena.

La plaza San Martín, la ciudad toda, el escenario Ricardo Vilca, los allí presentes, fueron testigos de esta tarde de magia, entusiasmo, emoción, donde estos pequeños grandes artistas compartieron su música y su danza para alegría de todos. Fue una hermosa tarde donde hasta la lluvia amenazante se hizo a un lado para que ellos sean los protagonistas. La organización del Pichi Trabún estuvo a la altura de las circunstancias, haciendo con su compromiso y trabajo comunitario que la fiesta siga creciendo.

Fuente: Infancia y Adolescencia SMA