por Sergio Fernández Novoa –

Rodolfo Canini,  presidente provincial de Nuevo Encuentro, analiza que “este primer año de gobierno nacional deja a las claras, cómo cuesta construir y que fácil y rápido resulta destruir”. Habla del MPN, el justicialismo, el Frente Grande y con candidaturas definidas para 2017 señala que “no dará lo mismo juntarse con Quiroga que pertenecer al kirchnerismo”.

 

Rodolfo Canini nació en una zona rica de la Pampa Húmeda, en la bonaerense Coronel Suárez. Sin embargo, conoce a fondo sobre las necesidades y los anhelos de quienes habitan el Neuquén profundo.

Profesor de Lengua, literatura e historia, en 1987 se hizo cargo durante doce años del Centro Provincial de Enseñanza Media Nº 30 de El Huecú. Localidad de alrededor de 1.500 habitantes, cabecera del departamento de Ñorquín en el norte de la provincia.

“Elegí la carrera docente porque siempre fui muy crítico con el sistema, y lo sigo siendo”, cuenta y no duda en afirmar: “mi verdadera vocación es el trabajo social y político”.

Fue concejal e intendente durante dos períodos en El Huecú. Integró la Convención Constituyente en la Reforma de la Constitución Provincial y se desempeñó como diputado provincial entre 2007 y 2015. Hoy preside el partido Nuevo Encuentro en la provincia y reconoce que se sorprende “cuando mis compañeros y compañeras me eligen para representarlos”.

 

– Una nueva “Plaza del Pueblo” tuvo lugar en nuestra provincia el sábado último, en este caso en San Martín de los Andes. ¿Cuál es el saldo de esta actividad?

-Altamente positivo. A pesar de que el clima no fue favorable, porque llovió en forma permanente, la afluencia de vecinos y vecinas cordilleranos superó nuestras expectativas. Por esa razón no pudimos desarrollar la actividad en la Plaza de los Productores y tuvimos que trasladar el acto  a la Escuela 274. Fue un acto muy emotivo. Martín Sabbatella es uno de los mejores oradores que he escuchado. En su discurso mezcla las cosas cotidianas con lo más profundo del ser, y esta combinación hace emocionar hasta las lágrimas. Así que las 500 personas que concurrieron se fueron con esperanza de poder construir una nueva mayoría que profundice los logros obtenidos en los años de Néstor y Cristina (Kirchner) en el gobierno.

– Sabbatella ha recorrido gran parte de la Argentina levantando las banderas de los 12 años de kirchnerismo y denunciando a las políticas del presidente Macri. ¿Sirve esta experiencia?

-Martín elige las Plazas para llevar a cabo este tipo de encuentro en principio porque en las plazas se fundó  nuestra Patria. “El Pueblo quiere saber de qué se trata”. En las Plazas han ocurrido los hitos más importantes de nuestra historia. La Plaza es pública, es de todos, y cuando se dice de todos y todas, se hace referencia a todos los sectores políticos, religiosos, sociales, económicos. Por eso se las denomina “Las Plazas del Pueblo”. Concurren las personas que se sienten identificadas con un país inclusivo, igualitario, en el cual se puedan ejercer a pleno todos los derechos reconocidos por la Constitución y las Leyes. Esto, tan básico, ya nos pone en contradicción con el actual gobierno conservador que tenemos, porque los derechos vienen siendo arrasados empezando por la detención ilegal de Milagro Sala hasta las limitaciones en las jubilaciones y los tarifazos inconstitucionales. Macri ha estafado a sus votantes y al resto de los argentinos. Las Plazas del Pueblo no son sólo un ámbito de denuncia de las acciones del gobierno macrista, es un espacio de construcción y esperanza, de contención y resistencia a los embates de las políticas salvajemente injustas…

– Políticas que ya llevan un año instaladas en la Casa Rosada.

-Este primer año de gobierno deja a las claras, en la práctica, como cuesta construir y que fácil y rápido resulta destruir. Han vuelto al gobierno los “salvajes unitarios”. Algunos dicen que en nuestro país conviven dos proyectos. Pero en realidad creo que hay un sólo proyecto, con una línea histórica que se remonta más allá de las actuales fronteras y a los primeros gritos libertarios de Tupac Amaru a fines del siglo XVIII, pasando por los primeros movimientos independentistas, las luchas de los caudillos federales en lo que hoy es Argentina, los movimientos migratorios y las primeras organizaciones de trabajadores, el yrigoyenismo, el peronismo, como movimientos políticos, sociales y culturales, incluyendo a Alfonsín y llegando hasta Néstor y Cristina. Ese es el Proyecto Nacional, Popular y Democrático; lo otro, que hoy tiene el gobierno nacional, es sólo una posición colonialista, políticas de entrega, de sumisión ante el Poder financiero mundial.

Es la vieja oligarquía, que como decía Evita “asechan desde sus asquerosas guaridas”. Y sus guaridas son en la actualidad los grandes medios de comunicación, un sector importante del Poder Judicial, y el poder financiero que se basa en la especulación y no en el trabajo y la producción. Esta vieja oligarquía siempre tenía sus representantes en los diferentes gobiernos. Cuando perdían poder recurrían a los militares. En las últimas décadas cooptaron los partidos populares como el justicialismo y la UCR, por eso muchos peronistas nos fuimos de esa estructura. A diferencia de antes,  ahora la Argentina es gobernada por sus propios “dueños”, es decir por la propia oligarquía.

Lo más terrible, es que lo han logrado a través del voto popular. Quienes integramos la oposición en serio, seguiremos dando batalla contra el ajuste, a través de los diferentes frentes, estudiantiles, sindicales, organizaciones sociales y desde los ámbitos institucionales y ciudadanos. La organización montada hasta ahora parece no alcanzar para frenar semejante embestida de la derecha, pero lo cierto es también que no estamos en las mismas condiciones que en la década de los 90. Por suerte hubo una experiencia de 12 años en sentido totalmente inverso, y eso ha generado mucha conciencia de clase, de defensa de los derechos ganados.

– Comenzó su militancia en el peronismo, ¿hoy qué expectativas tiene en ese movimiento?

-El peronismo es un movimiento transformador, no así el Partido Justicialista, el cual, como dijo Perón, es sólo una herramienta electoral liberal.  Y como decía, la oligarquía ha cooptado los partidos populares, en el 90 al PJ, y ahora a la UCR. Son sólo herramientas no muy confiables. El desafío es poder construir una nueva mayoría aún con estas estructuras, pero con la conducción firme de Cristina. Ella es el reaseguro para que el Justicialismo vuelva a ser un Partido transformador. Esa nueva mayoría tiene que nutrirse del peronismo, del radicalismo de Alfonsín, de las luchas obreras socialistas, es decir tiene que embeberse en sus orígenes, sintetizar lo mejor de nuestra historia, sin sectarismos, para poder desenmascarar a esta vieja oligarquía y volver a ser gobierno.

-¿Qué panorama ve en la provincia?

-El MPN hace por lo menos dos décadas que se ha vuelto totalmente pragmático, y cuando un movimiento político se torna pragmático quiere decir que se queda con sus conveniencias sectarias en desmedro de sus convicciones y de los intereses que supuestamente representa. De todas maneras no es igual al macrismo, por la sencilla razón que no pertenece a la oligarquía; pero lo cierto es que hay sectores del partido provincial muy serviles, y que al momento de defender los intereses de los neuquinos, prefieren quedarse con la migaja que le dan los Ceos de las multinacionales con sus tan recordadas “alianzas estratégicas”, y acomodar los bolsillos de algunos amigos. Tienen en común con el macrismo que buscan cooptar desde el poder a sectores de la oposición que tienen precio, por decirlo con un eufemismo.

– Ustedes ya definieron candidaturas para las PASO y las elecciones de concejales del año próximo…

-Nuevo Encuentro ha definido por elecciones internas las candidaturas a concejales y diputados nacionales. Se llamó a elecciones para dar la posibilidad a todos y todas las afiliadas que quisiesen ser candidatos o candidatas. La junta electoral del partido ya proclamó la lista de candidatos a concejales, que la encabeza el compañero Luis Martínez, quien es un defensor de los derechos de los trabajadores desde hace muchos años, y es un hombre comprometido con la causa popular. Para diputados nacionales, la asamblea provincial proclamó la lista a de candidatos a diputados nacionales de titulares y suplentes, y la encabeza una abogada: Asunción Miras Trabalón. También comprometida con la lucha de los trabajadores desde su profesión. La sigue el compañero Jorge “Pelado”Salaburu, quien  tiene una larga militancia en lo social, lo gremial y lo político; ha sido concejal de la ciudad y el año pasado fue declarado ciudadano ilustre de la ciudad de Neuquén. Es decir, elegimos a los mejores compañeros y compañeras para proponerle a la ciudadanía personas que van a defender los intereses colectivos, porque así lo hicieron toda su vida.

– ¿En las PASO van a ir a internas contra el candidato del PJ que aparentemente sería Darío Martínez?

-Nuevo Encuentro está dispuesto a acompañar a quien también tenga voluntad de acompañar. En apariencia parecen no existir grandes diferencias con el PJ, pero tenemos diferentes historias. Nuevo Encuentro se suma al kirchnerismo desde las convicciones, sin embargo la estructura partidaria del PJ genera desconfianza en un sector de la sociedad, porque la gente ve que algunos peronistas están más cerca de Menem que de Cristina. Y Darío viene de esa estructura. Los candidatos no están solos en la escena política.

– En los últimos días se vieron algunas discusiones entre referentes del PJ neuquino y Ramón Rioseco luego de que este dijera que no fue buena su experiencia en el FpV. ¿Cuál es su mirada sobre ese episodio y cómo caracteriza al ex intendente de Cutral Co?

-Ramón es un compañero a quien su pragmatismo a veces le nubla el objetivo. Yo siempre digo que cuando el pragmatismo aumenta indudablemente las convicciones se hacen laxas, y de perdurar en el tiempo, la política se transforma en “conveniencias personales”. Los políticos con estas características no dan seguridad al voto ideológico, que es un muy bajo porcentaje en la sociedad. De manera que, generalmente, los cambios de posicionamiento político, ideológico, no modifica demasiado los resultados electorales. Tenemos sobrados ejemplos en la política neuquina.

Creo que en estos tiempos la gente de a pié va a evaluar los dos proyectos antagónicos que en pocos años ha vivido, ha palpado, y más que elegir va a optar. Las posiciones ideológicas laxas, pragmáticas creo que van a ser observadas por el electorado como lo que es: una minusvalía de la política. No dará lo mismo juntarse con Quiroga que pertenecer al kirchnerismo. Son visiones contrapuestas que modifican la vida cotidiana de la gente; sino pregúntele a los 300.000 trabajadores que han quedado en la calle este año. En definitiva, creo que no hay que cerrarle la puerta a nadie, pero quien se sume al proyecto de Cristina debe tener en claro a quién tenemos  en la vereda de enfrente.

– En el último tiempo se los vio muy cerca a Nuevo Encuentro y al Frente Grande, ¿cómo está se relación? ¿La acompañarán a Soledad Martínez en su idea de ser candidata a gobernadora?

-Con el Frente Grande hace tiempo que estamos trabajando juntos, y realmente existe una excelente relación entre los diputados y entre los dirigentes y la militancia de ambos partidos. En ese marco, también entra el municipio de Zapala, donde está nuestra concejala Patricia Torres, quien es una de las espadas defensoras en el Concejo Deliberante del proyecto político local que encabeza la compañera Soledad. En lo personal siento admiración por Soledad, y creo que tiene una gran capacidad intelectual, política y de trabajo, una profunda vocación de servicio. Esas son las condiciones necesarias para ser una buena gobernadora.

– Hablamos del peronismo a nivel nacional y en la provincia ¿cómo lo ve?

-Yo puedo caracterizar al PJ como estructura partidaria a nivel nacional, y ya más o menos lo charlamos. A nivel provincial tenemos una excelente relación con quien preside el PJ y con cada uno de los dirigentes de las agrupaciones, a excepción, obviamente, de aquellas que no son kirchneristas. El PJ es un gran partido en afiliados y en militancia, solo falta trabajar coordinadamente.

– ¿Usted se va a dedicar a la política solo desde el partido? Ya no será candidato para el año próximo…

-La verdad es que me siento muy a gusto dedicándome solo a la organización partidaria; a gusto y trabajando bastante. Tenemos diferentes actividades partidarias que nos llevan mucho tiempo, como acompañar a nuestro diputado en calidad de presidente de partido a diferentes lugares de la provincia, llevar a cabo la Escuela de Formación Política, las compras comunitarias, a las cuales cada vez se suma más gente.  En fin, no me quejo, lo hago con mucho gusto. Pero fueron  muchos años de estar en cargos de representación institucional. 24 años. 8 de concejal, 8 de intendente y 8 de diputado. El partido se siente excelentemente representado por el diputado Eduardo Fuentes y cada unos de las y los concejales de las diferentes localidades, por lo cual mi compromiso debe estar a la altura.

También hay que ir preparando cuadros para que ocupen esos espacios. Estamos llevando a cabo desde el partido un trabajo intenso en la formación política. Tenemos muy buenos cuadros, desde lo político y desde lo técnico. Es hora de hacer cambios, sin tirar un viejo todos los días por la ventana, como decía el General (risas).

– Se termina el año, cuénteme un anhelo para el 2017.

-Pararle la mano a la derecha salvaje. Para eso hay que ganar las elecciones, y para ello hay que organizarse sin sectarismos. Desde lo partidario es seguir creciendo y poder colaborar fuertemente a la causa del Proyecto Nacional.

– Le hago dos preguntas que tienen que ver con lo personal, si tiene ganas me contesta: 1) ¿Por qué es profesor de lengua e historia?; 2) ¿Cuándo y cómo definió su vocación política?

-Elegí la carrera docente porque siempre fui muy crítico con el sistema, y lo sigo siendo. Antes de ingresar al profesorado, intenté seguir una carrera contable. Eso me definió. Descubrí que lo mío pasaba por las ciencias sociales. Ahora, haciendo un balance de mi vida, mi verdadera vocación es el trabajo social y político. Siempre he actuado siguiendo mis convicciones, y me  sigue sorprendiendo cuando mis compañeros y compañeras me eligen para representarlos.  Pero hay cosas que detesto de la política: el pragmatismo y  los actos protocolares.

Fuente y foto: Va Con Firma