El gobierno convocó al diálogo a los legisladores, gobernadores y a la CGT, para alcanzar un acuerdo respecto de las modificaciones al impuesto a las Ganancias, luego de que no alcanzó consenso parlamentario la iniciativa del Ejecutivo ni de la oposición.

“Lo más inteligente para tener éxito es de que partamos de cero, que nadie se atribuya la autoría del proyecto y que se logre por consenso con el Congreso, los gobernadores y los representantes de los trabajadores”, resumió el ministro del Interior, Rogelio Frigerio durante una conferencia de prensa, junto al Jefe de Gabinete, Marcos Peña en la Casa de Gobierno.

Las reuniones comenzarán de inmediato y para ello la vicepresidenta Gabriela Michetti y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, fueron al Senado para transmitir la convocatoria presidencial, dijo Peña. A su vez el presidente de Diputados, Emilio Monzó, también fue a abrir una instancia de diálogo,  para proseguir con las reuniones que ya se mantuvieron,  entre otros con la CGT.

La bancada que dirige Miguel Angel Pichetto esperaba este guiño sobre la modificación del impuesto. Pichetto había pedido una mesa multisectorial donde estén todos presentes, gobernadores, senadores, la CGT y funcionarios. Sin embargo, Peña confirmó que no serán todos juntos sino por separado.

Sin embargo, la respuesta es diferente a la alternativa que ayer reclamaba la oposición y que permitió distender el conflicto, que lo que pretende es discutir la reforma de Ganancias sobre la base del proyecto aprobado en la Cámara baja y en una única mesa, donde participen todos los actores involucrados.

En caso contrario, el bloque del Frente para la Victoria-PJ, que a estas horas debate su estrategia, advirtió que insistirá en firmar el dictamen de la iniciativa aprobada en Diputados, para habilitar su tratamiento en el recinto antes de la finalización de las sesiones extraordinarias.

Fuente y foto: Va Con Firma