El Dr. Juan Cabrera llegó a nuestra ciudad hace ya muchos años, luego de realizar su residencia en medicina general en el Hospital de Zapala y pasar un tiempo en otros centros sanitarios como el de Las Coloradas. Siempre por personalidad e interés tuvo una firme convicción en estar del lado de la conducción, sin dejar el aspecto asistencial que es sin dudas la razón de ser del médico. Ocupar el cargo de Director no es sencillo por una razón que sonará a escasa pero es real: se toman decisiones que involucran diversos intereses y una planta de personal muy amplia, y eso como en cualquier sitio con mucho personal genera conflictos, diversas opiniones y puntos de vista; y está en las autoridades y en los propios actores ir puliendo esa convivencia para brindar un buen servicio a nuestra gente.

“Este es mi segundo mandato como director del Hospital, en ambos casos llegué por concurso. Asumí en mayo de este año y el período anterior estuve desde el 2008 a 2011; previamente antes del año 2008 fui Jefe de Atención Médica, muchas veces ocupando el cargo de Director y durante un período corto estuve a cargo del Hospital de Junín de los Andes”, expresó Cabrera.

En cuanto a los cambios que observó de 2011 a mayo de 2016, momento en que asumió una vez más como Director, expresó que “comparado al período anterior me encontré con un Hospital más grande, creció; se volvió más complejo para conducir, con la mayoría de los temas encaminados, con un grupo humano estable, sin grandes conflictos; en los años anteriores el Dr. Imondi hizo su conducción y en muchos temas coincidimos por lo tanto es una continuidad en muchas cosas”

Consideró beneficioso el nuevo organigrama de conducción porque “está más sectorizada la resolución de los problemas. Anteriormente esos problemas estaban centralizados en muy pocas personas que tenían la potestad de resolver los conflictos, hoy por hoy hay más gente que puede dar respuesta; antes las cosas se dificultaban en ese aspecto , ya que la carga de todo era en poca gente“.

Sobre el paso de los años y los cambios que se observan con la llegada de nuevos profesionales, el doctor Cabrera dijo que “va cambiando el perfil de los profesionales porque cambia la sociedad. Siempre cuento que en el año 2004- 2005 estábamos con el Dr. Mac William en la conducción y a los nuevos compañeros de trabajo que venían a instalarse a San Martín de los Andes, le decíamos que el primer tiempo tendrían mucho gasto de teléfono por la lejanía de sus familiares; hoy por hoy con el avance de la tecnología es un problema menos. De todos modos ha habido un montón de cambios en cuanto a la idiosincrasia de las personas, pero en lo técnico siempre que llega un médico viene muy bien formado, tiene una exigencia de postgrado y buscamos que brinde lo mejor para nuestros pacientes“.

Añadió: “creo que hemos mejorado en todos los sectores del Hospital, no sólo en el aspecto médico. Actualmente contamos con más Licenciados y Profesionales en Enfermería; en la parte administrativa el personal viene cada vez más formado; lo mismo sucede en la Cocina y en todos los sectores porque los tiempos exigen eso; se va mejorando la formación y por ende debemos brindar una mejor atención”.

En cuanto a lo positivo de estos meses del año desde que asumió indicó que “desde que retorné a la Dirección rescato el acompañamiento de la gente del Hospital, que no es un acompañamiento a mi sino al propio Hospital que se hace extensivo a nuestros pacientes, eso es lo que busco, no quiero que digan qué bien lo que hace el Director, sino qué bueno cómo funciona el Hospital y eso es por los propios trabajadores. Muchas de las personas que me acompañan y que llevan varios años están tomando decisiones, hubo una evolución en ellos y eso me hace sentir más acompañado”.

Sobre las metas a alcanzar en lo inmediato dijo que “para 2017 quisiera un mejoramiento de las prestaciones médicas, y si esto sucede hay mejores prestaciones de enfermería, laboratorio, cocina, lavadero, etc.; también buscamos tener una mejor neonatología y que cada vez más recién nacidos puedan permanecer acá, por eso se seguirán incorporando médicos y continuará capacitándose al personal de enfermería; queremos que nuestro sector de recuperación pueda llegar a ser una terapia intermedia con todas las letras, eso en cuanto al hospital y su funcionamiento. En los Centros de Salud queremos que se confirme la ampliación del Tiro Federal, incorporar más recursos a todos los centros, y fortalecerlos a todos y en particular a los del Arenal y Chacra 30, asimismo ya estamos trabajando para que haya un centro de salud en el Barrio Intercultural ; además este verano comienza a funcionar en un lugar fijo el Centro de Salud de Meliquina”.

Respecto a la obra del nuevo Hospital “hay muy buenas perspectivas, por ahora se están cumpliendo los plazos de acuerdo a lo previsto y si se sigue a este paso y el flujo de dinero para llevar a cabo la obra continúa, calculo que en unos tres años estaríamos en el nuevo Hospital”.

Una pauta del crecimiento sostenido del “Ramón Carrillo” es que “en el año 2005 había 100 pacientes con complicaciones que debían ser derivados acompañados de un médico. Once años después bajó a 85 pacientes por año, con aumento de población, de turistas, es decir, todo creció y sin embargo en muchos casos ha sido un logro la posibilidad de sostener a un paciente en nuestro Hospital; deseo que muy pronto, entre 2017 y 2018 los pacientes que viajan a Neuquén por tratamientos oncológicos puedan realizarse sus tratamientos aquí; también existe la decisión de incorporar ciertas cirugías de traumatología y ortopedia con equipamiento que ya solicitamos y de esta forma evitar la derivación”.

Para ejemplificar otra fortaleza, expresó que “en 2005 no teníamos hemoterapia, no contábamos con banco de sangre y hoy tenemos dos técnicas; además somos un centro de referencia de sangre con las campañas que se realizan constantemente en San Martín de los Andes con una importante participación de la comunidad y por eso en ningún momento tenemos necesidad de sangre; esto lo debemos seguir incrementando, porque nos facilita poder sostener más pacientes acá”.

En el final, remarcó que “otro objetivo es brindar la misma atención durante las 24 horas, es decir que durante toda la jornada se encuentre en el Hospital un médico clínico, pediatra, tocoginecólogo, obstétrica, anestesiólogo, generalista. Esto sería una guardia activa profesional disponible dentro del Hospital porque es una diferencia en cuanto a la calidad de la prestación comparando con lo que es una guardia pasiva. Es lo que buscamos para seguir creciendo y es posible”.

Por último y ante la cercanía del fin de año expresó: “le deseo a toda la comunidad un muy buen inicio de año y pido mucha precaución en estas fechas tan especiales con el tema de las bebidas y la conducción, y como siempre ante cualquier duda o situación estamos a entera disposición de la comunidad”.

 

Prensa Hospital Ramón Carrillo