Los partidos de la oposición al gobierno provincial, a los que no se les permitió debatir, le quitaron validez política a la ley que cambió el código que regula las elecciones. 

De “ilegítima” calificaron ayer partidos opositores a la reforma electoral que aprobó la Legislatura en la madrugada del miércoles, tras una sesión en la que 12 diputados abandonaron el recinto, molestos porque no se les permitió el uso de la palabra.

Plantearon que la sanción de la ley 3052 –que a partir de ahora regulará el sistema electoral provincial– fue un “escándalo de forma y contenido” porque también dejó afuera otras promesas que venían de la mano con la anunciada Reforma Política.

Ayer brindaron una conferencia de prensa diputados del Frente para la Victoria, Nuevo Encuentro y el Frente de Izquierda, para ratificar su descontento.

“La propuesta ayer fue ‘votemos primero y debatamos después’. No tiene legitimidad aunque tenga la legalidad por el voto de algún sector de la Cámara”, planteó Eduardo Fuentes (FG-NE), quien aseguró que “el único propósito (de la reforma) fue quedar bien con el macrismo”.

“Tiraron por tierra un año de trabajo y se dejaron manosear por Mauricio Macri”, cuestionó. Si bien se cuestionó la legitimidad de la norma, Nanci Parrilli (FpV) dijo que en principio “no es objetable en su legalidad”. “Este es un tema político que debería resolverse en la Legislatura y no ser judicializado”, sostuvo.

“Lamentable”

Guillermo Carnaghi (FpV) tildó el tratamiento de la ley como “lamentable” porque “pretendían que definamos una reforma electoral con la sola exposición de los miembros informantes”. Explicó que la oposición se retiró del recinto “porque no habilitaron el debate a ningún otro expositor, lo cual era inaceptable”.

En la sesión del martes a la noche, el debate se cortó tras la exposición de Mario Pilatti (MPN) y Damián Canuto (Pro) a propuesta del aliado oficialista Sergio Gallia. El argumento planteado fue que se terminaba el tiempo y a las 00 estaba programada una segunda sesión.

“Extrañamente esta ley estaba en el lugar once del orden del día y es probable que haya estado pensado en función de los tiempos. La experiencia que tiene el partido de gobierno hace suponer que no cualquier ordenamiento es aleatorio”, sugirió Fuentes.

Raúl Godoy (PTS-FIT) sumó: “hicieron una negociación con el macrismo para imponer la boleta electrónica en un debate que había sido anunciado como ‘el diálogo de Neuquén’ y que terminó siendo impuesto en forma atropellada en la madrugada”.

En la anteúltima sesión del período legislativo se estableció en el 11° orden del día y, cómo se debía sesionar al otro día, después de las 0, se aceleró el debate. Como sólo había hablado Mario Pilatti (MPN), Jesús Escobar (LdS) se enfadó y encabezó la rebelión que consistió en retirarse del recinto.

“Fue una burda maniobra del oficialismo para aprobar una reforma electoral cosmética a la medida del MPN y el Pro”.
El diputado Raúl Godoy del Frente de Izquierda, uno de los que se retiró.
La reforma electoral se aprobó en la madrugada de ayer en la última sesión del período ordinario a la que asistieron sólo los que votaron a favor.
Fuente y foto: Diario Río Negro