Según el funcionario, el objetivo de su gestión es ‘mejorar la calidad del servicio y capacidad’.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, aseguró que si no aumentan las tarifas, “no vamos a tener calidad de servicio” tanto de electricidad como de gas, aunque reconoció que “la gente no quiere pagar más”. “Si no recomponemos la tarifa no vamos a tener calidad del servicio. La gente no quiere pagar más por las tarifas. Hay gente que dice que la energía es un derecho humano y que por lo tanto no hay que pagar por ella, pero alguien lo paga. Lo que tenemos que hacer es tratar de sincerar la necesidad de que cuando hay un subsidio le llegue a aquel que realmente lo necesita”, sostuvo.
Según el funcionario, el objetivo de su gestión es “mejorar la calidad del servicio, invertir para poder tener mayor capacidad de generación y no estar importando energía eléctrica de países
vecinos”.
“Eso está a la par de una necesidad de cumplir con la ley, y la misma ley que forma el marco regulatorio del sector eléctrico indica que en las tarifas se tiene que recuperar el costo económico de producción. Estamos como estamos por no haber cumplido con la ley”, enfatizó.
En una entrevista publicada este lunes por un matutino porteño, Aranguren consideró que si el Gobierno anterior “hubiese respetado el marco regulatorio, la inversión habría estado y la calidad del servicio no se hubiese deteriorado”.
A su criterio, con “el Gobierno de los últimos 12 años hubo un deterioro en la capacidad de generación. Hoy, la energía es eminentemente una actividad de riesgo, tanto la eléctrica, convencional y renovable, el gas, el petróleo crudo y los derivados. Son muy pocos los Estados que tienen injerencia”.
Con respecto a los combustibles, Aranguren evaluó: “las naftas aumentaron 31% (este año). Entonces fue por debajo del promedio de la economía. Lo que pasa es que a veces a nosotros nos cuesta, porque decimos  El precio en el mundo baja en dólares y en la Argentina suben los combustibles en pesos “. “¿Por qué? Porque tengo que trasladar esos dólares a pesos a partir de la devaluación del tipo de cambio y debido a que nosotros sinceramos el tipo de cambio, que salimos del cepo cambiario. Pasamos de tener un dólar inexistente, porque no se podía comprar a 9,70 pesos, a uno que hoy está en 16”, explicó.
 
Para el ministro, “eso es lo que genera la situación en la que, en realidad, en pesos, las naftas pueden aumentar. Ahora tenemos la oportunidad, porque el precio del petróleo en el mundo cayó, y en la Argentina está bajando ese famoso barril criollo, hasta acercarse al precio internacional, a volver a conectarnos con el mundo”. “Cuando nos conectemos con el mundo, al mismo tiempo que la tasa de inflación en la Argentina baje, y por lo tanto la devaluación no tenga tanta relevancia, los vaivenes de precios que haya en la Argentina van a ser similares a los del mundo”, concluyó.
Fuente y foto: Noticias Argentinas