La justicia jujeña dará a conocer hoy su sentencia por el escrache que sufriera Morales en el año 2009 y que según testigos, no contaba con la presencia de la dirigente social Milagro Sala.

La querella que representa al gobernador jujeño Gerardo Morales solicitó  al Tribunal que juzga a Milagro Sala la pena de 8 años de prisión por el escrache que sufriera el entonces senador nacional en 2009 en la provincia norteña. “La condena a la que aspira la querella es  prácticamente la misma que para un homicidio” dijo la abogada de Milagro, Elizabeth Gómez Alcorta.

El abogado Eduardo Vergara acusó a la líder de la Tupac Amaru de ‘instigación‘ y ‘daños agravados‘, además de ‘coacción‘, por lo que reclamó la máxima pena prevista en el Código Penal

El pedido, también de 8 años, alcanzó a los dos activistas de la Tupac también imputados por el hecho Graciela López y Roberto Salvatierra.

La dirigente kirchnerista fue detenida el pasado 16 de enero en  el marco de la denuncia que le hizo Morales por ser la supuesta  instigadora del ‘escrache‘ que sufrió en octubre de 2009, cuando  era senador nacional y le tiraron huevos durante una actividad en  el Consejo Superior de Ciencias Económicas.

Tras su arresto fue alojada en el penal de Alto Comedero y, si  bien en esta causa se la dejó seguir el juicio en libertad,  continuó detenida por otras causas abiertas por supuesta  malversación de fondos.

El caso de Milagro Sala fue analizado por un grupo de trabajo  de Naciones Unidas, que concluyó que su detención era ‘arbitraria‘  y le reclamó al gobierno de Mauricio Macri su inmediata  liberación: la Casa Rosada rechazó esa posibilidad y afirmó que se  trata de una cuestión que concierne a la Justicia jujeña.