por Federico Bernal –
Durante el 2016, el Observatorio OETEC denunció el sabotaje macrista contra YPF, la primera empresa energética del país, petrolera de bandera clave para una energía barata, abundante y confiable en su suministro. Demostramos, en este sentido, la deliberada desaceleración de su producción petrolera y gasífera, cayendo su participación en el mercado para ambos hidrocarburos (ver bibliografía). En esta oportunidad, analizaremos el desplome de YPF en el sector del downstream y el proporcional ascenso de las empresas Shell, de los Bulgheroni y de Marcelo Mindlin. Aclaración: calificamos de “sabotaje” y no de otra cosa al programa para destruir a la YPF renacionalizada porque, efectivamente y como su definición indica (Diccionario RAE), estamos en presencia de: 1) “Daño o deterioro que se hace en instalaciones, productos, etc., como procedimiento de lucha contra los patronos, contra el Estado…”; y 2) “Oposición u obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes, decisiones, ideas, etc.” Claramente, y conducido desde el cartel de empresas petroleras y energéticas lideradas por el Grupo Shell al frente del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, estamos asistiendo a un deliberado y disimulado (cada vez menos) accionar dirigido a demoler a la Yacimientos Petrolíferos Fiscales heredada de la renacionalización de 2012. Como sucedió en cada boicot de este tipo, ejecutivos de la propia empresa actúan desde adentro pudriéndolo todo. Datos y reflexiones de un sabotaje anunciado y vergonzoso, y que siquiera ya puede ser omitido por la prensa oficialista, que como en el caso del diario La Nación destacó por ser históricamente favorable a la privatización y desnacionalización de YPF, así como opuesta a su recuperación tanto con Yrigoyen como con Cristina Fernández de Kirchner.
Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía, Tablas Dinámicas, actualizadas al 21 de diciembre de 2016. La empresa Shell lidera el incremento porcentual en su participación de mercado. Entre 2015 y el acumulado de los primeros 11 meses de 2016, la compañía angloholandesa avanzó un 11,8%. Le sigue Petrobras, es decir, Pampa Energía (Marcelo Mindlin) con un 5,5%. En tercer lugar, se ubica Axión, de la familia Bulgheroni, con un 2,2%. Por su parte, YPF redujo drásticamente su participación, cayendo un 3,8% interanualmente.
“Cercar a la reina YPF” y sus protagonistas
La nota del diario La Nación comienza así: “Sin anuncios agresivos, pero con una deliberada estrategia comercial que busca ganar rentabilidad arañando el mercado del otro, en el sector petrolero se está llevando a cabo una guerra de posiciones con el objetivo de cercar a la reina YPF , la mayor compañía del país y quien lleva la voz de mando entre las estaciones de servicio.”
Fuente: Diario La Nación, 27 de diciembre de 2016 (ver bibliografía).
El diario de los Mitre describe el sabotaje del cartel energético comandado por el Grupo Shell en tono, si se quiere, mercadísticamente correcto. Algo así como estar padeciendo las “reglas de juego de la libre y genuina competencia”. Sin embargo, atentar contra YPF es atentar contra la seguridad energética nacional. Pero no es esto lo más grave, sino que es el propio Ministerio de Energía el responsable del “cerco”. Dejemos que lo explique La Nación:
1) “Axion, la compañía de la familia Bulgheroni y la empresa china CNOOC, llevó el precio de la nafta súper en la ciudad de Buenos Aires a $ 17,08 por litro, el mismo valor de venta que se ve en la mayoría de las estaciones de la petrolera que maneja Miguel Gutiérrez…”.
Repasemos lo escrito en nuestro informe del 15 de diciembre de 2015 titulado “Subsidios, retenciones, pueblo y jaque… ¿mate?” (ver bibliografía): “La familia Bulgheroni -Pan American Energy y Axión (controlada por PAE)- fue premiada con la Secretaría de Combustibles. José Luis Sureda, flamante secretario, fue vicepresidente de Gas en Pan American Energy”. El diario Clarín agrega en nota del 14 de diciembre que asesorará al secretario de Combustibles un tal “Pablo Popik, de Axion”.
Se lee: “La designación de Sureda tenía en vilo a las petroleras. Ocupará un cargo estratégico, ya que deberá definir los precios que recibirán los productores de petróleo y gas durante el año que viene. En esa lista figuran los empresarios más poderosos del establishment local, como Paolo Rocca, presidente de Techint, que opera en el mercado petrolero a través de Tecpetrol, y los hermanos Carlos y Alejandro Bulgheroni, dueños de Pan American Energy (PAE), la segunda petrolera del mercado junto con BP y la china CNOOC”.
Es decir, ocupando la Secretaría de Combustibles figuran los Bulgheroni -Pan American Energy y Axion (controlada por PAE)-. El escándalo de los conflictos de interés de Sureda y Popik es tal que hasta incluso fueron denunciados por Elisa Carrió. En efecto, la diputada de la Alianza Cambiemos denunció penalmente el 22 de noviembre a dos secretarios y un director del Ministerio de Energía y Minería por supuestas “negociaciones incompatibles con la función pública”. Los denunciados: el secretario de Recursos Hidrocarburíferos, José Luis Sureda; el subsecretario de Refinación y Comercialización, Pablo Popik; y el director nacional de Gas Licuado de Petróleo, Luis Barile. La legisladora pide se investigue si los denunciados cometieron delito de “negociaciones incompatibles con la función pública” en función de sus ex empleadores Esso, PAE y Bridas -entre otras-.
2) Prosigue La Nación: “El camino que inició Axion lo reforzó Petrobras, la empresa que aún mantiene el nombre de su anterior dueña brasileña, pero que en la práctica pertenece y está bajo la gestión de Pampa Energía, el holding del que es referente Marcelo Mindlin… La firma de Mindlin fue aún más agresiva que la de los Bulgheroni y llevó el valor de la súper a $ 16,99, es decir, también por debajo de YPF”.
Pampa Energía, dueña de Edenor, es parte del Ministerio de Energía representada por el Secretario de Energía Eléctrica, Alejandro Sruoga. Asimismo, cabe agregar que el flamante ministro de Finanzas y hermano de Nicolás, Luis Caputo, no solo fue director de Edenor sino que es además uno de sus accionistas, como lo es también de Petrobras (según su propia declaración jurada). Nicolás, por su parte, es accionista minoritario de Edesur. Perfecto trabajo de pinzas.
3) Y, por último, nos recuerda el Diario La Nación en relación a los autores detrás del cerco a la reina YPF: “Incluso Shell, que históricamente tuvo los combustibles más caros del país, acortó la brecha con YPF en la Ciudad de Buenos Aires. Hoy sólo 40 centavos por litro de súper separan los precios porteños de Shell y de YPF. En enero de este año, por ejemplo, esa diferencia era de 65 centavos”.
Como es sabido, el Grupo Shell, a través del señor Aranguren, preside la Cámara de empresas al frente del Ministerio de Energía. Resulta útil tener presente, una vez más, los sectores en los que actúa esta compañía, razón que explica la absoluta legalidad y legitimidad (nulo de toda nulidad) de las políticas ejecutadas por el ex CEO de Shell:
Tal y como fuera oportunamente explicado por este Observatorio (ver bibliografía), el Grupo Shell actúa en los siguientes niveles del sector energético nacional: 1) producción de energía primaria (petróleo y gas natural); 2) oferta interna de energía primaria (importación de gas) para consumo final; 3) producción de energía secundaria (gas por red, gas licuado y combustibles líquidos derivados del petróleo); y 4) oferta interna de energía secundaria (importación de gas por red, comercialización de gas licuado y combustibles líquidos derivados del petróleo) para consumo final. Como puede apreciarse, la empresa Shell de la que Aranguren fue CEO durante una década (renunció el 30 de julio de 2015), participa en todos los niveles del mercado ampliado de la energía.
Sobre cómo “cercar a la reina YPF” y sus objetivos
Nuevamente, sirvámonos de las palabras del diario La Nación: “El cambio de los precios comenzó a generar movimientos en la participación de mercado. YPF terminó 2015 con un 57,9% de la venta de naftas y gasoil, pero esa cifra bajó en octubre pasado hasta el 55,7%. Lo que perdió la mayor compañía del país lo ganó principalmente Shell, que pasó del 15 al 17%”.
Veamos los gráficos que siguen, elaborados por nosotros, los cambios aludidos por el articulista:
Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía, Tablas Dinámicas, actualizadas al 21 de diciembre de 2016.
Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía, Tablas Dinámicas, actualizadas al 21 de diciembre de 2016. La caída de YPF es de 2,2 puntos porcentuales en relación a 2015, mientras que el ascenso de Shell es de 1,8 puntos.
Ahora bien, ¿qué está pasando que impide a YPF frenar su caída en el mercado, bajando aún más los precios de lo que lo están haciendo sus competidoras? Explica La Nación: “Los números que marcan las pizarras porteñas responden a una compleja situación macroeconómica. YPF es una empresa integrada, como se denomina a las firmas que producen el petróleo que refinan. En cambio, Shell y Petrobras no lo son, por lo que les da lo mismo comprar en el país o importar. Dado que los precios del petróleo local están más caros que los internacionales para sostener las inversiones domésticas, las compañías que no producen crudo eligieron cada vez más la importación”.
Es decir, Shell y Petrobras, entre otras, están importando crudo -más barato que el producido localmente- con el claro objetivo de “cercar a la reina YPF”. De esta forma, no solo están atentando contra la principal empresa energética del país y petrolera de bandera, sino que están infligiendo un grave perjuicio a las alicaídas arcas del Estado a la vez que castigando a las provincias productoras y con ellas a los trabajadores de un sector que viene en picada desde Mauricio Macri Presidente. ¿Por qué? Porque en lugar de comprarle a YPF o a alguna otra productora, prefieren comprar afuera. ¿Recuerda el lector cuándo uno de los principales argumentos críticos en materia energética del neoliberalismo -hoy en el poder- pasaba por remarcar la cuestión de la pérdida del autoabastecimiento o del déficit fiscal energético, es decir, el desbalance entre importaciones y exportaciones? Pues bien, ahora ese mismo neoliberalismo desde el Poder Ejecutivo fomenta las importaciones de combustibles como estrategia de sabotaje hacia YPF, priorizando crudo extranjero al argentino.
¿Qué empresas están a la cabeza de esta nefasta política? Nos responde el diario La Nación: “… la tabla fue liderada por Shell, la empresa que hasta el año pasado conducía Aranguren. Los números oficiales así lo demuestran. En los primeros 10 meses del año, según el Ministerio de Energía, se importó petróleo por US$ 216,28 millones. Shell pagó US$ 73,45 millones, Axion US$ 69 millones y Oil, de Cristóbal López, US$ 43,16 millones. Pero YPF no importó ni un barril de crudo. La respuesta de un directivo de la empresa al tanto de la situación fue tajante…”. Entonces, el diario de los Mitre cita al directivo, que esto explica: “[YPF] no quería matar al upstream”. En otras palabras, YPF no puede atentar contra sí misma. Al menos, no por ahora.
Actualizamos los datos de La Nación, cubriendo incluso el mes de noviembre (acumulado 11 meses de 2016):
Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía, Tablas Dinámicas, actualizadas al 21 de diciembre de 2016. Axion lidera las importaciones en lo que va del año, con 88,36 millones de dólares. Le sigue Shell, con 82,25 millones; luego Oil Combustibles con 43,61 millones y Petrobras con 38,67 millones. Total: 252,9 millones de dólares. ¿Cuánto importó YPF? Cero. ¿Cuánto se importó en relación a 2015? Un 101,2% más. El mejor equipo de los últimos 50 años, sin duda, pero en contra del interés popular.
El total importado de crudo es de 252,9 millones de dólares. Las cuatro empresas mencionadas en el gráfico son las responsables. Cabe agregar que dicho volumen de dinero es un 101,2% superior a lo importado en 2015. Aquí el “costo” de “cercar a la reina YPF”, compensado por supuesto con el incremento en la cuota de mercado de tres de las cuatro firmas.
La pesada herencia ypfiana
Como ha planteado este Observatorio en la audiencia pública por el tarifazo del gas (ver bibliografía), el pueblo argentino carece de Ministerio de Energía. En su lugar, existe una Cámara de empresas que carteliza y actúa con abuso de posición dominante. Dicha Cámara, asimismo, no representa a todas las empresas del sector sino a un grupo de ellas: está dirigida por el Grupo Shell -colocó al ministro- y es secundada por las firmas socias del macrismo y principales responsables del triunfo político de Cambiemos, todas protegidas desde la Subsecretaría de Coordinación de Política Tarifaria en poder de un hombre -Andrés Chambouleyron- proveniente de uno de los buffet de abogados más importante del mundo en defender los intereses de las grandes corporaciones energéticas en sus demandas contra Estados soberanos ante el CIADI.
La introducción anterior, que es política, resulta crucial a la hora de entender el sabotaje contra YPF. Efectivamente, tal y como afirmamos en nuestro informe “YPF en la audiencia pública y la cuestión de fondo del tarifazo” (ver bibliografía), la petrolera renacionalizada es enemigo público número uno de esta Cámara empresaria. El desmantelamiento de YPF es condición sine qua non para que los precios promedio del gas en boca de pozo, como el de los combustibles asciendan en función de las apetencias del mercado. Y particularmente sobre el PIST reiteramos: el precio del gas en boca de pozo en la Argentina está atado a la suerte de la petrolera de bandera y es inversamente proporcional. Es decir, a mayor producción y cuota de mercado de YPF menor precio y menor posibilidad de pelear o aspirar a un precio mayor por parte de sus competidoras (a la sazón, la Cámara de empresas al frente del Ministerio de Energía).
Asimismo, una YPF en ascenso y eficiente como la que supimos tener entre 2012 y 2015, venía demostrando que era absolutamente posible mejorar la producción de gas sin trasladar a los sectores residencial, industrial y comercial ni un centavo de incremento en la tarifa del servicio público ni desplomar la demanda. Demostraba también que el autoabastecimiento gasífero hubiera sido una realidad para mediados de 2019, esto es, dos a tres años antes de lo prometido por Macri en un contexto de estafa energética.
Y es por todo esto de la premura en “cercar a la reina YPF” o, para ser más precisos, el sabotaje contra YPF. Quitarle cuota de mercado en materia de venta de combustibles (los volúmenes de refinación no variaron entre empresas desde el año pasado a este) es el paso fundamental para remover la “pesada herencia” ypfiana.
La estafa energética de los señores Aranguren y Macri (en un gráfico)
Concluye el diario La Nación: “La Casa de Gobierno también [además de Aranguren y las petroleras menos YPF] celebra esa estrategia, dado que de otra manera los surtidores le hubiesen echado más leña al fuego de la inflación. Dentro del propio Estado, la decisión la sufre la mayor compañía del país. Sucede que la marcha del mercado de combustibles puso en evidencia que, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, no siempre los intereses del Gobierno están alineados con los de YPF, una compañía de la cual es dueño del 51 por ciento.”
Los intereses del Gobierno no están alineados a los de YPF sencillamente porque están alineados a los del Grupo Shell, los Bulgheroni y Marcelo Mindlin, entre otros. Lo que sigue sintetiza el nivel de anarquía energética y la estafa contra la seguridad energética nacional en cabeza del señor Aranguren, por supuesto ordenada por el Presidente Mauricio Macri:
Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía, Tablas Dinámicas, actualizadas al 21 de diciembre de 2016.
¿Qué se representa en la imagen anterior? Las columnas rojas (emparentada con el eje izquierdo), los volúmenes vendidos de naftas y gasoil por Shell en 2015 y en los primeros 11 meses de 2016. La línea violeta (eje derecho) las importaciones de crudo realizadas por la misma empresa. ¿Qué vemos? Que si bien falta computar diciembre, Shell importó petróleo por 82 millones de dólares para vender igual (o apenas superior) cantidad de subproductos a los vendidos en 2015, año en el que importó “cero” petróleo. ¿Se entiende la estafa?
Aquí el enorme detalle omitido por el diario La Nación. Si Shell en 2015 no recurrió a las importaciones de crudo y sí lo hizo en 2016, fue justamente por la necesidad imperiosa de destruir a la reina YPF, porque dichas importaciones serían compensadas con creces en función de una captura de mayor cuota de mercado -como efectivamente sucedió-, y por supuesto, porque el “ministro de Energía” prioriza los intereses de su anterior empleador al 51% de participación accionaria estatal en Yacimientos Petrolíferos Fiscales.
Lo mejor que puede pasarle al pueblo argentino es que la OPEP triunfe en su decisión de incrementar el precio internacional del barril de petróleo. Mientras más suba, menos tentador el sabotaje a YPF por vía de las importaciones de crudo, aunque la posibilidad de comprar petróleo local a otras productoras emergerá sin dudas como el plan B.
Bibliografia
OETEC (9/11/2016) El sabotaje macrista a YPF: pérdidas por miles de millones de dólares para la empresa. ¿Y para el país?
OETEC (11/10/2016) La insostenible estafa del tarifazo: la única verdad es la realidad
OETEC (07/10/2016) La Resolución 212 (nuevos cuadros tarifarios del gas), Shell y el señor Aranguren
OETEC (28/09/2016) OETEC denuncia que “YPF se suma a la estafa de las petroleras contra el pueblo argentino”
OETEC (26/09/2016) YPF en la audiencia pública y la cuestión de fondo del tarifazo
OETEC (12/09/2016) “Gutiérrez debería explicar el desplome de la producción gasífera de YPF”
OETEC (04/09/2016) Hacia la Audiencia Pública: el macrismo redujo a la mitad la tasa de producción de gas de YPF
OETEC (16/08/2016) YPF: se desploma la perforación de pozos un 27% en el primer semestre de 2016
OETEC (22/07/2016) El sabotaje a YPF es un sabotaje a la seguridad energética nacional
OETEC (15/12/2015) Subsidios, retenciones, pueblo y jaque… ¿mate?
Diario La Nación que denuncia la estafa de Shell
Diario Clarín “Gerentes y consultores en el equipo de Aranguren”
Diario Perfil “Aranguren incorpora en Combustibles a un ejecutivo clave del grupo Bulgheroni”
Links
OETEC Radio (Mañana Nacional). AM740 de lunes a viernes (9 a 11hs) http://radiorebelde.com.ar/