Los guardavidas de San Martín de los Andes agremiados a Sigune (Sindicato Guardavidas de Neuquén) denuncian precariedad laboral y amenazan con iniciar medidas de fuerza en caso de que el municipio no cumpla con el compromiso de destrabar el conflicto.

“Quieren el reconocimiento como trabajadores con régimen de empleo público. No tienen continuidad laboral garantizada tal como lo establece la ley 27.155 de 2015. Además de no contar con elementos de seguridad”, dijo el secretario General de Sigune, Ariel Tarifeño.

Según explicó, no cuentan con un acuerdo marco que estipule incluso el inicio y fin de temporada. Y que en esta oportunidad recién comenzó el 15 de diciembre.

“Esperamos que el ejecutivo municipal les brinde una respuesta la próxima semana. Le damos una tregua aunque seguiremos en alerta porque son varios puntos en los que no se tienen en cuenta sus derechos laborales”, agregó.

Y lamentó la “inestabilidad laboral” por la que están atravesando los 15 guardavidas que cumplen funciones en Catrite, Lácar, Lolog.