Las vinculaciones narco con el entramado de la noche neuquina comienzan a salir a la luz. Hay un par de empresarios en la mira por proveer drogas a los jóvenes. El dato se desprende de los distintos golpes a kioscos narco que dio la brigada de investigaciones de la Comisaría Segunda, que puso bajo la lupa a toda la movida nocturna.

La droga está instalada en Neuquén y eso es una verdad absoluta, moleste a quien moleste.

En 2016, como en ningún otro año, se puso la mirada en la zona centro-sur de la ciudad por el incremento de hechos delictivos. La fiscalía de Delitos Patrimoniales en conjunto con la brigada de investigaciones de la Comisaría Segunda comenzaron a trabajar sobre los reiterados hurtos, robos y amenazas calificadas que se multiplicaban en esa jurisdicción.

Así fue que descubrieron que varias de estas modalidades delictivas tenían un factor común que estaba en lo profundo del hecho: la droga.

En distintos allanamientos se logró dar con 43 kioscos de venta de droga al menudeo, principalmente de marihuana y cocaína.

La gran mayoría de búnkeres de droga eran emprendimientos familiares que se encontraron en la zona del Bajo y el barrio Belgrano. Las investigaciones permitieron seguir algunas ramificaciones narco y se encontraron más kioscos en la zona de Confluencia y también en el oeste de la ciudad, donde operan bandas narco.

Lo novedoso de los kioscos narco del Bajo y del barrio Belgrano fue que se pudo establecer los primeros vínculos con la movida nocturna. “Se sabía que se comercializaba drogas en las inmediaciones de los boliches, pero ahora hay empresarios vinculados a la movida nocturna que están siendo investigados”, confió una fuente policial a LM Neuquén.

Si bien por cuestiones vinculadas a la investigación no se puede develar identidades, sí se puede decir que son locales sumamente conocidos y con mucho movimiento en las noches.

Los empresarios no sólo estarían vinculados o asociados con algunos kioscos narco, sino que además comercializarían droga dentro de sus locales.

“El almacén narco que se reventó en calle Bahía Blanca al 500 -el pasado 17 de diciembre- vendía por tarde 60 mil pesos en cocaína. Imaginá lo que puede vender un local nocturno donde concurren cientos de pibes”, alertó la fuente.

El dato no extraña: a principios de noviembre la Policía Federal en conjunto con el Juzgado Federal 2 desarticularon un delivery vip de drogas que funcionaba en el centro neuquino y que proveía cocaína y éxtasis a barrios coquetos y también a la movida nocturna (ver recuadro).

Ahora el desafío es desarticular el ingreso de drogas a los locales de diversión nocturna.