En línea con las promesas de campaña del presidente Mauricio Macri, el flamante ministro de Hacienda Nicolás Dujovne adelantó que uno de las primeras medidas que tomará será una reforma de los “ridículos impuestos al trabajo”.

 

“Tenemos una sobretasa del 40% por encima del salario de bolsillo, entre las contribuciones personales y patronales”, se quejó Dujovne en diálogo con varios medios a un día de haber asumido la cartera en reemplazo de Alfonso Prat Gay.

En ese sentido, consideró que son demasiado altos los aportes que deben realizar las empresas a sus empleados, un pequeño indicio de por donde se encarará la reforma.

“Los aportes patronales que deben hacerse al Estado por cada trabajador son altos con respecto a los niveles que se registran en el resto del mundo y explican, en parte, por qué la Argentina tiene hoy 35% de empleo negro. Empezaremos a encarar una reforma tributaria junto con una reestructuración de la administración pública reduciendo secretarías y subsecretarías y unificando objetivos y tareas”, indicó a Infobae.

La reducción de las cargas patronales que deben pagar las empresas es una de las viejas premias de Mauricio Macri, quien considera que la alta carga de impuestos obliga a los empresarios a tener en negro a sus empleados.

“El presidente Mauricio Macri nos pidió reducir el impuesto al trabajo para aumentar el nivel de empleo y en eso estamos. Me preocupa mucho el impacto que tienen los impuestos al trabajo. Los ingresos de los que trabajan en el sector informal de la economía son la mitad de los que lo hacen en el sector formal. Y esto sin contar que los primeros no tienen protección en caso de despido, ni tienen obra social. Éste un objetivo importantísimo: una reforma tributaria integral que incorpore más trabajadores al sistema formal, por motivos de equidad y de aumentar la base de recaudación impositiva”, manifestó.

La reforma laboral no se detendría en los aportes patronales. Según adelantó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, también impulsarán cambios en los convenios colectivos de trabajo que consideran obsoletos para generar “empleo genuino”

“Yo creo en la obsolescencia de muchos convenios colectivos de trabajo que corresponden a otras épocas y otros contextos. Es algo compartido por muchos dirigentes gremiales. Lo que tenemos que ver es cómo lo actualizamos y que sea en beneficio de los trabajadores y de la generación de empleo. Es el gran desafío. Y encontramos muy buena predisposición con los representantes de los trabajadores para sentarnos alrededor de la mesa. También con el sector empresario”, detalló el funcionario a Tiempo.

Fuente: Tiempo Argentino