“Estamos muy complicados y el panorama es desolador. Miles de hectáreas están destruidas y las pérdidas económicas son millonarias”, advirtió Alcides Haure, director del Distrito 11 de Federación Agraria Argentina, quien explicó “hoy amaneció sin vientos y esperemos que esto facilite la tarea de los bomberos y productores que trabajan para sofocar el fuego”.
Haure explicó que “pese a que no hay un registro oficial estimamos que no menos de 200 mil hectáreas han quedado arrasadas por el fuego y los partidos más afectados son Patagones, Villarino, Puán y Bahía Blanca, entre otros”.
En esta línea, pidió “una urgente política de control de incendios” al tiempo que denunció que “hay un solo un avión hidrante en Torquinst que tiene un alcance de 40 kilómetros. Al mismo tiempo, culpó a la política de los gobiernos como una de las causas de este fenómeno, además de la sequía y el paso de una tormenta eléctrica sin lluvia.

“Gracias a una falta de una política integral hacia el campo, especialmente con la ganadería, hay miles y miles de hectáreas sin gente por el desarraigo. El fenómeno se dio por una combinación de efectos y este es uno de ellos”, explicó.

“La mala política y las sequía, desplazaron a productores del sistema, los campos están abandonados y los alambrados empastados. Cuando la gente llega al lugar ya no hay tiempo de sacar la hacienda”, añadió.

Por su parte, en su cuenta oficial de Twitter, el director y coordinador bonaerense por la Federación Agraria Argentina (FAA), Jorge Solmi había advertido sobre estos hechos. “Esto pasa en Sudoeste bonarense y no está lo suficientemente visible. Mientras, los productores denuncian un solo avión hidrante en la zona”, publicó.
Fuente: .latecla.info