A los cesanteados en Schlumberger se sumaron otros 15 de la firma Halliburton. Pereyra dijo que llevó el tema a Trabajo, pero que no tuvo una respuesta favorable y no insistirá. Apuntó a “grupos de izquierda” por las protestas que se realizan.

El conflicto petrolero por la liquidación de haberes con rebajas sumó ayer nuevos despidos. A los cesanteados en Schlumberger se sumaron al menos 15 en la firma Halliburton. El sindicato de Petroleros Privados planteó el tema ante el ministerio de Trabajo de Nación pero no tuvo el resultado esperado y anticipó que no insistirá con el pedido ni forzará las reincorporaciones.

El titular del gremio Guillermo Pereyra comentó que llevaron el reclamo al ministro Jorge Triaca, pero que las empresas explicaron que no hubo denuncia contra el sindicato porque no participó y que con eso desde el ministerio entendieron que las firmas están cubiertas, porque las medidas se realizaron con una conciliación obligatoria abierta.

“Los compañeros tienen que deponer su actitud. Si se equivocaron, eso lo arreglamos entre nosotros pero cortándose solos le dan pasta a las empresas para que despidan”, dijo Pereyra y agregó que no son cerca de 70 los desvinculados sino que son 25 en total: “15 en Halliburton y 10 en Schlumberger”.

Un operario que participa de las protestas aseguró que insistirán con el reclamo de las reincorporaciones. “Ahora lo que pedimos es, primero, porque se de marcha atrás con los despidos; segundo, por lo que iniciamos el reclamo que es un recorte en las horas extras de nuestros salarios y; tercero, porque queremos saber cómo el sindicato firmó un acuerdo de estas características”, dijo el trabajador, que pidió mantener bajo reserva su nombre.

Pereyra aclaró que las empresas no incurrieron en irregularidades y recordó que se trata del acuerdo firmado para los no convencionales en octubre pasado donde “no corresponden ciertos ítems que si cobran los trabajadores del convencional”. Aseguró que ese acuerdo, que se incorporará como parte de la adenda al convenio colectivo del sector, está homologado y vigente.

Sobre las protestas, el sindicalista apuntó contra “organizaciones de izquierda” que impulsarían la situación. “Los tenemos identificados, son grupos que actúan desde las sombras, nos hubiese gustado que se presenten a elecciones pero no lo hicieron. Ahora deben respetar a las autoridades del sindicato”, dijo.

Pereyra dio a entender que no se reunirá con los trabajadores, que amenazan con seguir las medidas de fuerza, y que seguirá el tema a través de los delegados. También dejó entrever que no alterará la nueva conciliación (ver aparte) por este conflicto: “veremos si el PO (Partido Obrero) ahora les consigue trabajo”.

Los operarios anticiparon que continuarán cumpliendo su horario en las bases con una retención de tareas. No descartaban que puedan existir reclamos similares a medida que las firmas del sector comiencen a liquidar los sueldos a sus empleados.

En números
70 despidos es el número que difunden los trabajadores. Para el sindicato en total son 25 los telegramas enviados.
“Se cortaron solos. Hay grupos de izquierda alentando estos reclamos. Los compañeros tienen que deponer su actitud”, expresó el titular de petroleros privados, Guillermo Pereyra.
Fuente: Diario Río Negro
Foto: Yamil Regules