Con un total de 106 votos a favor, en la sesión de la Asamblea Nacional de Venezuela celebrada este lunes se ha aprobado la figura de “abandono del cargo” del actual mandatario del país, Nicolás Maduro.

La maniobra política ya había sido intentada por la oposición venezolana el año pasado. Sin embargo, el Parlamento no está facultado por la Constitución para efectuar esa suerte de “juicio político” al mandatario.

Este lunes, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió un comunicado en el que reiteró que la Asamblea Nacional debe abstenerse “de continuar el procedimiento de declaratoria de ‘responsabilidad política’ contra el Presidente de la República y, en definitiva, de dictar cualquier tipo de acto que se encuentre al margen de sus atribuciones constitucional”.

Asamblea en desacato

Esta es la primera sesión del Parlamento que está presidida por el diputado opositor Julio Borges, quien se juramentó el pasado 5 de enero y prometió que reactivaría el “impeachment” a Maduro, luego que la derecha decidiera retirarse unánimemente de la mesa de diálogo planteada por el gobierno.

El dipiutado del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Pedro Carreño, recalcó que la Asamblea Nacional sigue en desacato al TSJ, por lo que sus actos no tienen carácter legal.

“Esta junta directiva usurpadora no está facultada para llevar a cabo sesiones porque instalaron la asamblea en el marco de una asamblea ilegal, si es ilegal toda la junta todas las acciones que se deriven son ilegales aquí lo que procede es que la junta directiva anterior se meta por el camino de la legalidad”, dijo citado por Últimas Noticias.