Con duras críticas al gobernador Gutiérrez y al sindicalista y senador Pereyra por “aceptar las condiciones” del acuerdo anunciado por el presidente Macri, el ex intendente de Cutral adviritó sobre los “perjuicios que traerá” a Neuquén y al país. Aseguró que los petroleros “van a cobrar el 50 % del sueldo”.

“Yo lamento que tengan tan poca estatura política tanto Pereyra como Gutiérrez para aceptar estas condiciones”, porque mientras ellos “se ponen de rodillas” ante el gobierno nacional, el pacto por Vaca Muerta “va a traer perjuicios para la provincia de Neuquén”, dijo en una categórica crítica Ramón Rioseco, en relación con el acuerdo firmado ayer en Buenos Aires entre la Nación, la provincia, las empresas y los gremios, para explotar la formación hidrocarburífera neuquina. Aseguró además que “esto es la punta del iceberg de un modelo neoliberal que va a abatir a la Argentina”.

El actual parlamentario del Mercosur explicó que los 5.000 millones de dólares anunciados como inversión para este año “no reactivan los 33 equipos petroleros, porque en realidad se va a repetir la misma inversión que en 2016”, cuando YPF aportó 4.000 mil millones y las empresas privadas otros 1.000, según puntualizó el ex intendente de Cutral Co y también ex candidato a gobernador, que además lidera el Frente y la Participación Neuquina (FPN).

Agregó que “todo esto es una excusa para hacer un ajuste neoliberal. Se abate el neoliberalismo sobre la provincia de Neuquén, y este acuerdo implica básicamente, aunque no lo explicó el presidente porque no puede explicar lo inexplicable, que los petroleros van a cobrar el 50 % del sueldo”, advirtió Rioseco.

“Este es el ajuste que se hizo sobre la actividad petrolera, con el objeto de la productividad y de que vengan a invertir, pero lo que se hizo es un ajuste feroz sobre los sectores de los trabajadores en detrimento de los mismos trabajadores y a favor de la concentración económica”, continuó en la exposición de su crítica.

Afirmó también que “bajar el barril criollo, abrir la importación de manera indiscriminada, es una clara acción de ajuste sobre la provincia de Neuquén. Lo que más lamentamos es que este ajuste lo avale el presidente, lo avale Pechi Quiroga y lo avale también el propio Pereyra, así que no sé de qué se van a disfrazar cuando tengan que explicarle a los trabajadores que van a cobrar el 50 % del sueldo”, declaró el dirigente neuquino y diputado mercosureño.

En cuanto al anuncio oficial de que el Estado garantizará hasta 2020 un precio mínimo a la producción gasífera, extendiendo el Plan Gas, explicó que este último “está vigente, y es positivo en el sentido de que se va a seguir sosteniendo el precio en forma progresiva, pero también se va a disminuir en forma progresiva durante los próximos cuatro años, lo cierto es que son para programas nuevos, no para programas que ya existen, el gas ha funcionado bien y si podemos rescatar algo del convenio, el Plan Gas es bastante positivo”.

Ramón Rioseco se refirió además a que para 2018 se habla de una inversión de 15 mil millones anuales hasta el 2020, Rioseco, y al respecto opinó que eso “no mejoraría la situación. Es humo que largan, como cuando vino Chevrón o Epson, son todas excusas para hacer un ajuste. Acá lo que hay es la punta de un iceberg de un modelo neoliberal que va a abatir a la Argentina”.

También afirmó que “ahora van por Moyano, porque lo que no puede aceptar el neoliberalismo es que los trabajadores ganen buenos sueldos, entonces este acuerdo se firma bajo extorsión, con 800 telegramas en la casa y con 1200 que están a punto de salir en el correo. Si eso no es extorsión dígame qué es?”, expresó el dirigente, para después agregar que “es la extorsión a los trabajadores, a los sectores del gremio, al propio gobernador y al propio gremialista. Los trabajadores aceptan estas condiciones de flexibilización laboral o los echan. Este es el mecanismo de ajuste y de presión sistemática de Macri con los sectores de la producción, y en este caso con los sectores de matriz energética”.

Más adelante, tras lamentar “la poca estatura política” del gobernador Omar Gutiérrez y del dirigente petrolero y senador nacional Guillermo Pereyra, el ex jefe comunal cutralquense advirtió que “el ajuste que se hizo en 2016 fue feroz y el que se viene en el 2017 sigue siendo feroz, y es un atentado a la economía neuquina, porque el 50% de sueldo lo van a cobrar la gran mayoría de los trabajadores petroleros, la reducción es entre el 40 o 50%, y sino pregúntele a los trabajadores de Schlumberger”.

El actual parlamentario del Mercosur dijo que las obras que se anuncian “ya estaban en el plan mega de Vaca Muerta que anunció Cristina. Son anuncios, porque en la práctica nada de eso ha venido. Esto no agrega ni quita nada a la situación, lo que sí agrega es que pueden volver todos a trabajar, bajo estas condiciones, con el sueldo reducido, quedando también un grupo afuera. La realidad es que esto es un ajuste sobre la economía neuquina y sobre los sectores asalariados del petróleo”.

Por último, dijo que Neuquén se compromete a no aumentar los gravámenes cuando avanzan sobre la ley de Hidrocarburos, y recordó que “yo ya estuve en contra, lo avanzó Cristina, las petroleras pidieron como condición que congelen el impuesto a los Sellos, que no sea facultad de la provincia para aumentarlos, que se congelen los Ingresos Brutos. Es una prorrogativa de los diputados, ni siquiera de la Nación, ni del gobernador. Eso se aceptó en esa ley y hoy van por más. Teníamos el 18 % al 12 % de regalías, pasamos del 9 al 5%, y seguimos ajustando a la economía neuquina y seguimos ajustando a los trabajadores. Yo lamento mucho que el gobernador se arrodille con Nación y que Pereyra esté traicionando a los sectores de los trabajadores, ya lo van a ver”, finalizó Rioseco.