“Los trabajadores de AGR – Clarín estamos sufriendo represión, nos están cagando a palos, nos están tirando gases. Llamamos a las organizaciones a que nos acomapañen. Nos quieren reprimir para aplicar un ajuste en todo el país”, señalaron los empleados en un audio que difundieron a la prensa. La Gendarmería y la Federal rodearon la imprenta del Grupo Clarín desde muy temprano. A la tarde, golpearon y disparon balas de gomas contra los empleados que estaban sobre el portón del edificio: hay heridos.

La empresa conducida por Héctor Magnetto decidió reestructurar su imprenta y despedir a 380 trabajadores, que ocuparon la planta para reclamar por esas expulsiones. En conferencia de prensa, el presidente Mauricio Macri aseguró que van a “garantizar los puestos de trabajo”. Hasta el momento, el Ministerio de Trabajo nacional no llamó a una mesa de negociación entre Clarín y los trabajadores.