La luz aumentará en febrero, mientras que la de gas se incrementará en abril.

Las tarifas de energía eléctrica y de gas volverán a subir desde el 1 de febrero y desde el 1 de abril, respectivamente, aunque evitó adelantar en qué porcentaje lo harán. Así lo aseguró el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren.
Además, reiteró que en el caso de los combustibles dependerá de “los costos que tengan las industrias”, aunque estimó que “los precios internacionales no deberían moverse en los próximos meses” y resaltó que “el sector tiene previsibilidad”.
Anoche durante una entrevista con el canal TN, el titular de la cartera afirmó: “En el caso de la electricidad, como lo dice la Ley de Energía eléctrica, ocurre desde el 1 de febrero. Estamos coordinando la información que el ENRE prepara respecto de la tarifa de transporte y distribución, conforme a lo que se informó en las audiencias públicas, y también, el correspondiente a la generación, que nosotros informamos a la audiencia pública. Esto se va a conocer dentro de 10 días aproximadamente”.
En ese marco, Aranguren aseguró que en diciembre hubo 40 por ciento menos de cortes de luz y la duración disminuyó en un 35 por ciento” en diciembre pasado, comparado con igual mes de 2015.
Según el funcionario, eso ocurrió porque “se preparó mejor el sistema; porque hubo un acuerdo con los sindicatos para atender más rápido las emergencias cuando ha habido un corte” y también porque hubo “una conducta de la gente que ha reducido su consumo, ya sea por el impacto de las tarifas más altas y por la comunicación pública”.
Con respecto al gas, el incremento será a partir del 1 de abril, y si bien Aranguren sostuvo que “los porcentajes son los que se ha informado en las audiencias públicas”, dijo que prefiere “mantener la información para que sea precisa” hasta “coordinar” las distintas variables.

Por último, el ministro se refirió al precio de los combustibles líquidos, que la semana pasada subieron el 8 por ciento promedio, y reiteró que las variaciones estarán atadas a “cómo evolucionen los costos que tengan las industrias”, aunque remarcó que ahora “hay previsibilidad” en el sector. “Los precios internacionales no se deberían mover en los próximos meses.”