El presidente boliviano cumplió once años en el poder y destacó “el empoderamiento de mujeres, pueblos originarios y jóvenes”.

Evo Morales celebró hoy once años en la presidencia de Bolivia con un discurso de más de cuatro horas en la sede del Palacio Legislativo en el precisó las transformaciones que experimentó el país en diversas áreas tras la nacionalización de los recursos naturales y la implementación de un nuevo modelo económico y social. Adelantó además algunos los cambios en su gabinete de ministros que prevé anunciar mañana. Uno de ellos será la creación de un nuevo ministerio, el de Energía.

Destacó también la reducción de la pobreza extrema al 16,8 por ciento, 21 puntos menos que en 2005. La construcción en once años de más de mil establecimientos de salud nuevos. Mencionó que “la desnutrición crónica se redujo de 32 por ciento a 18 por ciento”. Otro de los elementos que hizo notar es cómo ha mejorado la distribución del ingreso en el país: antes de su llegada al poder, el 10 por ciento más rico tenía 128 veces más ingresos que el 10% más pobre, cifra que bajó a 37 veces ahora.

Señaló que hoy existe en Bolivia una recuperación de “una voz propia” en materia de relaciones exteriores. Dijo que en relación a la política exterior, antes de 2006, cuando asumió su primer mandato, la nación andina “carecía de identidad”, mientras que a partir de ese año “mediante la diplomacia de los pueblos por la vida, las relaciones diplomáticas se ampliaron con identidad, dignidad, soberanía, voz propia y el liderazgo”. Remarcó “el empoderamiento de mujeres, pueblos originarios y jóvenes” durante su administración. Bolivia es “en el mundo el segundo país con mayor representación de mujeres en el Congreso, después de Ruanda”, logro que fue posible después de la reforma de la Constitución de 2009.

“En la República, los más marginados, excluidos, han sido el movimiento indígena y las mujeres de las distintas clases sociales; durante el período de la República hasta el 2005 no existía representación de jóvenes de entre 18 y 25 años”. Sin embargo, hoy “más del 50 por ciento de las plazas de la Asamblea está ocupado por mujeres, 41 bancas están ocupadas por indígenas y 29 por jóvenes”, remarcó Morales, que atraviesa su tercer mandato, de 2015 a 2020, después del triunfo en las urnas en octubre de 2014, con un 61,3 por ciento de los votos.