A última hora de la tarde de ayer, los bomberos y brigadistas lograron controlar el fuego que se había extendido en pastizales y bosques dentro de la estancia Sihuen, próxima a Junín de los Andes.

El siniestro afectó más de 2.500 hectáreas y una casa abandonada que se encontraba en la estancia. Por otro lado, no se registraron personas heridas y los crianceros de la zona arrearon a sus animales rápidamente al ver las llamas.

En el lugar trabajaron bomberos de los cuarteles de Junín de los Andes, San Martín, Villa La Angostura y Moquehue, dos aviones hidrantes y un helicóptero del Plan Nacional de Manejo del Fuego.

El incendio comenzó ayer cerca de las 15 en la estancia Sihuen y se manejan dos hipótesis sobre su origen: puede haber sido por las atípicas altas temperaturas que se registraron en la ciudad o por un vidrio que provocó un efecto reflejo.