El fiscal Delgado solicitó medidas de prueba para determinar si Gustavo Arribas recibió sobornos en 2013 de un operador de la empresa Odebrecht. El director de la AFI, que el lunes volvió al país, difundió un comunicado pero aún no se presentó en la Justicia.

iscal Federico Delgado impulsó ayer la investigación penal contra el jefe de Inteligencia, Gustavo Arribas, en la causa iniciada por la socia del presidente Mauricio Macri, la diputada Elisa Carrió. Delgado pidió una serie de medidas de prueba para determinar si el director de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) recibió en 2013 cinco transferencias por casi 600 mil dólares de parte del financista brasileño, Leonardo Meirelles, operador de la empresa Odebrecht condenado a cinco años de cárcel en Brasil en el marco de la causa Lava Jato. Luego de pasar el lunes por la Casa Rosada, Arribas difundió ayer un comunicado de prensa en el que no aportó ninguna documentación nueva y volvió a negar “rotundamente” cualquier relación con aquel caso de corrupción. “Reitero que no tengo ni tuve vinculación alguna con la empresa Odebrecht, con Leonardo Meirelles y/o Alberto Youssef”, sostuvo el amigo del Presidente, quien repitió que recibió un sólo giro por 70.495 dólares en parte de pago por la venta de un inmueble en la ciudad de San Pablo. Según pudo saber PáginaI12, a más de 20 días de realizada la denuncia, Arribas no aportó todavía documentación alguna a la Justicia.

El jefe de la ex SIDE tuvo un regreso convulsionado de sus vacaciones en Brasil. La Justicia decidió avanzar en la causa en su contra luego de que Carrió ratificara su denuncia en Comodoro Py ayer por la mañana. “Lo hablé ayer (por el lunes) con Macri. Él cree que (Arribas) es inocente y yo quiero que lo determine la Justicia”, señaló la chaqueña al salir de los tribunales. En el juzgado, Carrió pidió que se investigue si sólo hubo una transferencia y las otras eran falsas o inexistentes –como sostiene Arribas–, ya que en ese caso podría tratarse de “una operación de inteligencia que involucra a sectores nacionales vinculados a inteligencias de otros países”. Carrió asoció este supuesto complot internacional de servicios de inteligencia con el caso del “hackeo” de ex servicios de Inteligencia contra Enrique Olivera, ex candidato a jefe de Gobierno porteño de la Coalición Cívica.

“El juez debe iniciar la investigación a fin de chequear los hechos narrados”, sostiene Delgado en el texto de la imputación, donde detalla la información publicada por el diario La Nación. Según la documentación a la que accedió el periodista Hugo Alconada Mon, Meirelles realizó a través de la “empresa de fachada” (así la denominó la justicia brasileña) “RFY Import & Export Limited” cinco transferencias a la cuenta de Arribas en Zurich. El origen del dinero fue una cuenta del Standard Chartered Bank de Hong Kong y las operaciones se realizaron entre el 25 y 27 de septiembre de 2013. “La fuente de esta información derivó del acuerdo que Marcelo Odebrecht, ex CEO de la constructora, y varios de sus ejecutivos sellaron con el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Revelaron que en el año 2008 se comprometieron a pagar sobornos para ganar un proyecto en nuestro país y que, por ese motivo, entre 2011 y 2014 la firma pagó U$S 2,9 millones en coimas. También admitieron el pago de retornos ‘adicionales’ por ‘aproximadamente’ U$S 500.000 a cuentas privadas ‘de un intermediario bajo el entendimiento de que los pagos eran para beneficio de funcionarios públicos argentinos’”, relató Delgado. Las cinco transferencias a Arribas se habrían producido al día siguiente de que Odebrecht anunciara oficialmente la reactivación del soterramiento del tren Sarmiento, obra que realizaría en argentina en un consorcio integrado junto a Iecsa (propiedad de Angelo Calcaterra, primo de Macri), Comsa S.A. y la italiana “Ghella Societa per azioni”.

Delgado agregó que además de la de Carrió, existe otra denuncia por los mismos hechos realizada por diputados del FpV encabezados por el jefe del bloque, Héctor Recalde. Por otro lado, señaló que ex diputado Mario Cafiero presentó otro escrito similar, en el que requiere que se investigue la declaración jurada de Arribas ante la Oficina Anticorrupción y la actuación de la Unidad de Información Financiera (UIF) sobre la existencia eventual de reportes de operaciones sospechosas (ROS) de Arribas no informadas al Ministerio Público Fiscal.

Las medidas del fiscal

Teniendo en cuenta esas tres presentaciones, Delgado solicitó al juez Ariel Lijo (subrogante durante la feria en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral) distintas medidas:

–Requerir a la justicia brasileña los testimonios en delación premiada de Leonardo y Leandro Meirelles, y de Alberto Youssef, brindados en el marco de la causa Lava Jato.

–Interrogar vía Skype a Leonardo Meirelles.

–Obtener las declaraciones realizadas por Marcelo Odebrecht y otros ejecutivos de la multinacional ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

–Requerir a la sucursal Zurich del Credit Suisse, vía exhorto internacional, que informe todos los datos de las transferencias registradas entre los días 25 y 27 de septiembre de 2013, en la cuenta de Arribas.

–Determinar si Arribas tuvo y/o tiene algún vínculo con las empresas que integraron el conjunto adjudicatario del soterramiento del tren Sarmiento.

–Se realice un peritaje informático sobre la base de datos de la cuenta de Arribas en Zurich a fin de determinar si alteraron sus movimientos.

–Se requiera la declaración jurada de Arribas ante la Oficina Anticorrupción.

El descargo

Tras reunirse el lunes con Marcos Peña, el jefe de Inteligencia difundió ayer por la tarde un escrito de 10 puntos que contiene la misma información ya conocida hasta el momento. Arribas relató que vivió 8 años en San Pablo hasta que en 2015 fue convocado por Macri. Se quejó de que tras su asunción intentaron “difamarlo” con información falsa y reiteró que recibió una sola transferencia en parte de pago por la venta de su departamento. “Según fuentes periodísticas, (Meirelles) era un conocido operador dentro del mercado financiero de Brasil y habría informado en su acuerdo de delación premiada miles de transferencias bancarias, no todas relacionadas con el caso Odebrecht. Debo aclarar que este operador fue elegido por el comprado para efectuar parte del pago de dicho inmueble”, argumentó el director de la AFI, quien dijo que no daría más detalles porque el comprador le solicitó “la reserva del caso” ya que se trató de “una operación comercial privada”. “Sin perjuicio de lo cual me manifestó su entera disposición a concurrir a eventuales llamados de la Justicia argentina”, completó. La única documentación respaldatoria presentada hasta el momento es un correo electrónico de una empleada del Credit Suisse, donde dice que sólo se acreditó un pago por U$S 70.475 (en el comunicado de prensa figuran de U$S 70.495) el día 26 de septiembre. Arribas hizo certificar ese mensaje por un escribano.

La respuesta del titular de la AFI fue solamente para los medios ya que en los más de 20 días que lleva radicada la denuncia no presentó nada en el despacho del juez Lijo. Esto se contradice con las declaraciones del propio Macri la semana pasada: “Arribas va a traer los papeles el día 23 cuando el brasilero vuelva de sus vacaciones demostrando que él compró un departamento y le giró vía Meirelles ese dinero”, dijo el Presidente, en defensa de su amigo. De todas maneras, fuentes judiciales adelantaron que muchas de las medidas solicitadas por el fiscal, como los exhortos a Suiza, “llevarán un tiempo”, por lo que es probable que la causa se active recién cuando Canicoba Corral regrese a su despacho, el 1 de febrero.

Carrió vs. Majdalani

Al ratificar su denuncia ayer, la líder de la Coalición Cívica aseguró que actualmente está siendo “espiada y amedrentada” por un sector de la AFI liderado por la número 2 del organismo, la ex diputada macrista Silvia Majdalani. Por ese motivo, Delgado también solicitó ayer que “se designen expertos para que auditen los equipos electrónicos que utiliza la diputada nacional Elisa Carrió a fin de establecer si fueron objeto de interceptaciones o hackeos”.

 

Fuentes: Ambito Financiero / Página 12