El año anterior se decidió reformar y arreglar la cocina del Hospital, ya que

había cumplido un ciclo y se necesitaban cambios integrales, tanto en azulejos,

pisos como techo. Esto llevó a un reacomodamiento forzado del personal, que

igualmente continuó realizando sus tareas habituales con la misma

responsabilidad y calidad de siempre.

El 2017 comenzó de la mejor forma, ya que a mediados de mes se reinauguró

el sector con nuevo techo, piso, azulejos, campana y una serie de cambios muy

positivos tanto para el propio personal, como para la organización de las

diferentes áreas internas como un área de frio (frutas, verduras, etc.) y de

alimentos secos (azúcar, legumbres, etc.); además de un sector específico

para el desayuno o merienda del personal.

En una visita al lugar, los trabajadores además de mostrar su alegría por la

renovación, destacaron la importancia de continuar en la senda del crecimiento,

lo que redunda en la posibilidad de mejorar día a día la oferta gastronómica.

Los trabajadores del Sector Cocina siguen trabajando en forma permanente

con la supervisión de las nutricionistas y junto al personal de economato. Todo

este equipo, se ha capacitado en muchas oportunidades y eso se nota por la

calidad de la oferta gastronómica de nuestro Hospital, destacada por pacientes,

familiares y los propios trabajadores que deben almorzar o cenar cuando

cumplen extensas jornadas de guardia.

Prensa Hospital Ramón Carrillo