Durante la  tarde de ayer, se firmó en Buenos Aires la modificación del convenio colectivo de trabajo para aquellos empleados petroleros que se desempeñen en áreas no convencionales. Trabajarán menos horas y no habrá pago por viaje, lo que reducirá al menos un 30% sus salarios.

El convenio fue rubricado en un acto presidido por el presidente Mauricio Macri,  acompañado por las empresas operadoras y algunoss referentes sindicales involucrados. En el caso de Neuquén estarán Guillermo Pereyra y Manuel Arévalo por los jerárquicos.

Los cambios más importantes que causará este nuevo acuerdo que se firmó por Vaca Muerta serán: la eliminación de las “horas taxi”; la reducción de la cantidad mínima de operarios por pozo; una jornada laboral de 8 horas de lunes a viernes; sin más horas extras y trabajo durante los fines de semana; y la incorporación de tareas nocturnas.

Justamente muchas de estas modificaciones habían generado un fuerte reparo en distintos sectores gremiales y de la oposición, que denunciaban una “flexiblización laboral”, y que los trabajadores serían perjudicados con los cambios. Con esto, Macri afirmó que se encontraban “confiados” en el trabajo que habían realizado, por lo que igualmente quisieron dar el anuncio.

Junto al presidente durante la firma del acuerdo estuvieron Omar Gutiérrez, gobernador de la provincia de Neuquén, y el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren.

El descuento en los salarios se aplicará en aquellos trabajadores que se desempeñen en áreas de petroleo y principalmente gas no convencional. El resto de los trabajadores seguirán igual.
Con la rebaja en el costo laboral, se intenta desde el gobierno que las empresas inviertan más. También se comprometió un subsidio al gas no convencional pero ello todavía no está confirmado, según pudo corroborar el diario Río Negro.