Entraron durante la madrugada armados, encapuchados y en diferentes grupos. Delincuentes ingresaron ayer a la estancia que el reconocido empresario hotelero Raúl Copetti tiene sobre la Ruta 62, a unos 5 kilómetros de Junín de los Andes, cerca de la escuela La Cruzada Patagónica, y tras maniatar a las personas que se encontraban allí, rompieron todo buscando dinero para huir sin ser vistos en la oscuridad.

En el interior de la propiedad, de grandes dimensiones, estaba el cuidador junto a varios familiares, a quienes los ladrones amedrentaron con armas para luego trasladarlos hacia una habitación en donde fueron maniatados con cinta adhesiva ancha.

“Había entre 7 u 8 personas, todavía no se pudo establecer con claridad, entre ellos dos menores de edad”, indicó el comisario Edgardo Navarrete a pocas horas del hecho y en plena investigación sobre los autores.

Una vez que encerraron a las víctimas, los delincuentes -se presume que eran más de seis- comenzaron a revolver todo el lugar y provocaron grandes daños materiales.

Según trascendió, estuvieron dos horas dentro de la vivienda y rompieron unos paneles de madera que hacían de pared e incluso levantaron tirantes del piso en busca de dinero en efectivo.

También habrían realizado pozos en la zona del patio buscando valores enterrados.

“Los ladrones ingresaron cerca de la 1:30 de ayer se cree desde el lado de la ruta, aunque la Policía tomó conocimiento recién a las 7:15 cuando el cuidador radicó la denuncia”, señaló Navarrete.

Agregó que los delincuentes se llevaron tres televisores, una motosierra y varios celulares. “Con un teléfono que quedó en la casa y, a pesar de que la señal no era buena, las víctimas lograron comunicarse y pedir ayuda”, indicó Navarrete.

El empresario vivió hasta el año pasado en la zona pero se mudó a Córdoba y en este momento estaría en el exterior.

En el lugar intervinieron la Comisaría 25 de Junín de los Andes, las brigadas de Investigación de Junín y San Martín, y personal de Criminalística.