La tragedia vial más grande la historia de Mendoza sigue reportando detalles que generan impotencia, sobre todo entre los familiares de la víctimas, por la supuesta impericia y negligencia de los choferes del micro que volcó y acabó con la vida de al menos 19 personas y dejó heridas a 21.

Esto indica que los conductores chilenos, Francisco Sanhueza y Pedro Vargas Campos, tal como describieron los testigos del hecho, habían no sólo excedido el límite de los 90 kilómetros por hora, sino que en la curva donde se produjo el accidente existen carteles que indican que la máxima no debe superar los 40 kilómetros por hora.

Fuente y foto: La Nación