El pasado jueves 16 de febrero el director del Instituto de Vivienda y Hábitat municipal, Nicolás Dumais, fue personalmente a los domicilios ubicados en Chacra 32, plan 92 viviendas donde constató in situ que las viviendas estaban deshabitadas. Esta situación, producida además en el marco de una emergencia habitacional, determinó que se procediera a la desadjudicación de las viviendas, dado que con ello se incumple el fin de la vivienda social.

Desde el momento de la entrega, durante un año y medio no se habitaron ninguna de estas dos viviendas. En uno de los casos, se constató que la adjudicataria se encuentra residiendo a la provincia de Mendoza desde que se le otorgó la adjudicación de la vivienda hasta el momento, y por lo tanto, no ocupando en ningún momento la vivienda que le había sido adjudicada. En el segundo caso, la adjudicataria ya tiene una solución habitacional. Además, en ninguna de las dos casas había signos de habitabilidad.

Es deber de la municipalidad velar por el interés general y el bien común, lo cual para el caso implica realizar los procedimientos necesarios para que las viviendas deshabitadas puedan ser adjudicadas a los suplentes de cada plan correspondiente