La cruel prerrogativa de los análisis de un discurso nos permite observar ciertos párrafos del pronunciado en ocasión de la apertura de las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante por la intendenta Brunilda Rebolledo.

Si algún extraterrestre hubiese tenido la osadía de aterrizar en nuestra localidad este jueves a la mañana, podría haberse tentado a creer que, antes de esta gestión, no había vida inteligente en el ejido urbano.

 

Cuando la jefa comunal arranca destacando “el apoyo logrado desde el Gobierno Provincial, que puso en marcha y reactivó obras muy importantes para nuestra comunidad:

o El Hospital Regional

o La escuela de música

o El césped sintético cancha de fútbol veteranos

o El nuevo edificio del Registro Civil

o Fondos para continuar con el polideportivo de Chacra 2” y más adelante agrega “como puntos altos, debemos destacar el acompañamiento del Gobierno Nacional y de la Provincia del Neuquén en Proyectos Específicos de financiación mixta como son los siguientes diseños de Proyectos Ejecutivos:

. Tratamiento de efluentes y Red Cloacal de los Barrios de Caleuche y Covisal

. Prevención de riesgos de desastres en áreas urbanas- Ladera Cerro Curruhuinca

. Acueducto Río Quilquihue – Los Robles

. Plan Estratégico San Martín de Los Andes (*)

. Obra del Parque Lineal Pocahullo, con financiamiento compartido entre el Gobierno Nacional y el Gobierno Provincial, ya en ejecución.” parece dejar de lado que nada de lo listado (excepto *) es iniciativa de la presente gestión: todo es continuidad de gestiones / ejecuciones ya iniciadas con anterioridad. Y así se espera que sea, tratándose de obras y proyectos especialmente benéficos para nuestra comunidad, lo que se entiende como una obligación para cualquier gobierno municipal, independientemente del signo político al que pertenezca. Por eso choca un poco que no se reconozca ese detalle.

 

 

En otro párrafo, Brunilda desliza: “El año 2016, sin dudas será recordado como el año donde el país debió enfrentar una inflación anual del 40 % y una recesión -en el segundo semestre- que trajo como consecuencia el enfriamiento de la economía provocando la caída del consumo y la pérdida de puestos de trabajo.” Stop. Ni la inflación del 40% ni la recesión ni el consecuente “enfriamiento de la economía” ni la pérdida de puestos de trabajo son fenómenos meteorológicos. Responden bastante elementalmente a la vieja regla causa/efecto, lo que quiere decir que se tomaron decisiones políticas que condujeron a eso que “el país debió enfrentar”. No le vamos a pedir a una connotada dirigente del partido provincial que se desmarque de las políticas nacionales, pero tampoco que hagan apología de la necedad.

 

Más adelante, ponderando los alcances potenciales del COPE, explica que “uno de los aspectos que surgieron como de mayor problemática en el análisis para las bases del plan estratégico, fueron las áreas de expansión periférica; sobre todo las barriadas que se agrupan bajo la denominación de Cordones del Chapelco. La dinámica territorial y demográfica del área mencionada hace aconsejable la aplicación de una metodología de planificación y gestión, de manera integrada y con lineamientos ordenadores. La

expansión de urbanizaciones y la radicación de población generan permanentes

situaciones conflictivas por la falta de una planificación integrada que formule un plan maestro que ordene obras y acciones. Por ese motivo surge la idea de constituir un nodo del COPE, con base en el territorio, y articulador de los sectores que tienen intervención.”  Los cinco mil habitantes actuales de esa área de expansión periférica esperan ansiosos la implementación de nodo tan esclarecedor, mientras los perros sueltos persiguen a las ratas del vertedero municipal, donde van de shoping lxs pibxs del barrio.

 

Ahí nomás, la jefa municipal dice que “estamos hablando de $132.680.049, que se concretaron por las gestiones permanentes del Ejecutivo Municipal y a través del COPE.”  Tal vez el verbo no sea concretar. Si hay compromiso, papeles firmados, proyectos ejecutivos y aprobados, depósitos efectivos, inicio y realización de obras, hay concreción. Si la secuencia está incompleta, hay pro mesa o pro yecto.

 

Luego viene el autoelogio que se hace: “Uno de los logros que quiero destacar, es la creación de la Agencia de Desarrollo Económico, que a pesar de las restricciones que tuvimos hemos podido dar los primeros pasos del proyecto que presentamos el año 2016.”  Cualquier parecido con anteriores subsecretarías de Producción o Economía Social puede confundir, así que mejor ni hablar. Todo es nuevo, todo es inédito.

 

Como esta nota tiene el objeto de señalar lo faltante, no redundamos en aquello que es cumplimiento de necesidades. Por poner un ejemplo: en el detalle de las acciones de la Secretaría de Gobierno, aparece la adquisición de una camioneta Ford Ranger para la Dirección de Defensa Civil. Vamos todavía.

 

Lo mismo en el repaso de las Secretarías de Turismo, desarrollo económico y deportes, la de Cultura y Educación, y la de Desarrollo Social, donde se trató de sostener en lo posible las actividades y programas ya instalados.

 

Vamos a destacar un punto, en el terreno de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos: Brunilda pudo expresar con seguridad que se avanzó firmemente “en la provisión de gas natural a 936 lotes, ubicados en Chacra 28 y Chacra 32. Se logró el apoyo financiero por parte del gobierno provincial, con un monto superior a los $6.000.000 para la ejecución de la obra, que se encuentra ya ejecutada.”

 

Un capítulo especial mereció el Instituto de Vivienda y Hábitat, pues, tras denunciar que “nos hemos encontrado con muchas dificultades cuando recibimos la gestión en varios ejes. Por un lado, desde lo administrativo ha sido y sigue siendo aún muy difícil encontrar la documentación necesaria y pertinente de las gestiones realizadas. Además nos encontramos con irregularidades en las viviendas sociales, en algunas de las ordenanzas referidas a las temáticas de vivienda, y fundamentalmente con atrasos para recibir los desembolsos para las obras de vivienda nueva”  la intendente informa  que se continuaron con las obras en ejecución de la gestión anterior, y se activaron dos obras muy importantes de 100 viviendas cada una (una de ellas en el Barrio Intercultural, un desarrollo con fuerza y autonomía propias donde los hubiere).

Luego, destaca que “nos hemos encontrado con un gran problema heredado que son los conocidos como los “28 lotes de Ch. 32”. Estos loteos se realizaron la semana anterior a que la gestión anterior finalizara y se loteó tierra en lugares inhabitables. Las dos zonas más complicadas son: una lindante al vertedero (no hace falta mencionar los riesgos a la salud y a la vida de niños y adultos que implica tener una vivienda en un lugar como ese)”. Es notable como el discurso oficial se horroriza de la proximidad de futuras viviendas al vertedero cuando está iniciando las obras de apertura de la sexta celda, que afecta a la ya existentes, y a la que se oponen los vecinos de Chacra 28, 30 y 32.

 

En apretada síntesis, la intendente municipal repitió mucho, anunció poco y no dijo nada.