El lápiz negro subió de 5 a 15 pesos; el sacapuntas, de 4,6 a 25,4, y la plasticola, de 9 a 26,5. Un relevamiento del CEPA determinó que una canasta de 12 útiles para primaria se encareció 61,4 por ciento y para secundaria, 64,7. El resto de los rubros para ir al colegio también se disparó.

La canasta escolar para 2017 registró un aumento del 61 por ciento respecto de 2016 para los alumnos primarios y del 64 por ciento para secundarios. Así lo precisó un informe del Centro de Economía Política (CEPA), en donde se analizaron más de 25 productos que forman parte de los materiales básicos para iniciar el ciclo lectivo. En el documento se detalló además que la indumentaria requerida en colegios privados anotó un valor de 4076 pesos, en lo cual se consideraron la remera tipo chomba, el pantalón y las zapatillas, entre otras prendas de los uniformes. La matrícula de las escuelas, según el CEPA, oscila este año entre 2000 y 4500 pesos, mientras que las cuotas se ubican entre 760 y 4000 pesos en función del tipo de establecimiento educativo. Los textos escolares marcaron alzas de alrededor del 100 por ciento en el último año.

“Si se consideran el total de gastos que debe afrontar una familia para iniciar el ciclo escolar en marzo de 2017, incluyendo en ello útiles, indumentaria, cuotas, matriculas y textos escolares, se suman 10.761 pesos por hijo en la escuela primaria y 13.565 pesos en la escuela secundaria, en ambos casos de colegios privados. Para los públicos se debe destinar 3340 pesos para el nivel primario y 4555 para el nivel secundario”, destacó el documento del CEPA. Agregó que “la mitad de los trabajadores registrados declara ingresos por menos de 14.402 pesos, por lo que deben destinar entre 75 y 94 por ciento de su sueldo a la canasta escolar si el hijo va a instituciones privadas y entre 23 y 32 por ciento si asiste a un público”.

Algunos productos de la canasta escolar, según el relevamiento, alcanzaron a triplicar su precio. Por caso, el lápiz negro aumentó este año a 15,3 pesos, cuando la cifra era de 5,0 pesos el año pasado, lo que equivale a un incremento del 206 por ciento. El sacapuntas trepó a 25,4 pesos, contra 4,6 pesos (452 por ciento); la tijera 30 pesos, contra 18 (67 por ciento) y la plasticola 26,5 pesos, contra 8,9 pesos (197). En total, los 12 bienes que completan la canasta escolar para un alumno primario ascendió hasta los 387 pesos en 2017, cuando era de 240 pesos el año pasado, al incrementarse 61,4 por ciento en términos interanuales. Cuando se compara el costo de la canasta sólo de útiles para secundario, se observa que alcanzó a 426 pesos este año, cuando era de 258 pesos en 2016, con un incremento del 64,7 por ciento.

“Un docente de nivel primario, con 10 años de antigüedad, tendría que destinar algo más de un salario (1,1 veces el sueldo) para afrontar los gastos del inicio de clases de su hijo, al computarse útiles y otros gastos como indumentaria para el primario privado. La cifra alcana a un salario y medio (1,5 veces el sueldo) para el secundario. Si concurren a un establecimiento público, la proporción del salario destinada a cubrir los gastos del inicio de las clases supera el 30 por ciento para el primario y alcanza a la mitad del sueldo para el secundario”, estimó el documento.

El Centro de Economía Política analizó el impacto de la suba de precios de la canasta escolar para individuos que reciben la asignación universal por hijo. “Las familias con AUH perdieron un 19,9 por ciento de capacidad de compra para la canasta de primario y un 21,7 por ciento para la del nivel secundario”, precisaron. Las asignaciones tuvieron un aumento en el último año del 31 por ciento, mientras que algunos productos claves para el comienzo de las clases aumentaron arriba del 300 por ciento. En lo que refiere a los libros de texto, se precisó que en 2017 costaron 480 pesos, cuando tenían un valor de 243 pesos en 2016, es decir un alza del 98 por ciento. En el caso de los manuales para secundario, pasaron a costar 383 pesos, contra 191 pesos del año pasado, con un incremento del 101 por ciento en los últimos doce meses.

Fuente: Página 12