Con base en el análisis de la información obtenida a través del equipo de monitoreo y vigilancia volcánica, el Observatorio Vulcanológico de los Andes del Sur (OVDAS) del Servicio Nacional de Geología y Minería (SERNAGEOMIN), informó que el nivel de actividad del volcán se encuentra NIVEL VERDE, Volcán activo Comportamiento Estable. No hay peligro inmediato. Tiempo probable para una erupción: MESES/AÑOS.

Se registró un total de quinientos noventa y dos (592) sismos, de los cuales dos (2) están asociados a fracturamiento de material cortical con una magnitud local (ML) máxima de 1,0; y quinientos noventa (590) sismos probablemente asociados a procesos relacionados a la dinámica glaciar y avalanchas predominantes en el sector.

Las imágenes registradas con la cámara IP, en días despejados o con baja nubosidad, no mostraron actividad fumarólica ni cambios visibles en edificio volcánico. – Las imágenes publicadas por el grupo OMI (The Ozone Monitoring Instrument) Sulfur Dioxide Group (http://so2.gsfc.nasa.gov/), las cuales exhiben rangos muy generales sobre la concentración de gases, no presentaron cambios importantes en el sector próximo al volcán respecto de la emisión de gases (SO2) a la atmósfera.

La radiancia térmica publicada por MODVOLC (Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer) MODIS (http://modis.higp.hawaii.edu/), la cual indica cambios importantes en la temperatura de la superficie, no reveló variaciones en el volcán. – No existe reporte alguno proveniente de las autoridades locales o la comunidad, acerca de anomalías percibidas en la zona volcánica. Durante el período, la actividad sísmica permaneció en su nivel base. Se mantiene la alerta volcánica en NIVEL VERDE.