Un día como hoy…

La Biblia es el segundo álbum de estudio de la banda argentina de rock Vox Dei, lanzado en 1971. Este álbum doble es frecuentemente considerado un hito del rock en español y una de las primeras óperas rock en castellano. Figura en el puesto 14 en la lista de los 100 mejores álbumes del rock argentino de la revista Rolling Stone.

Fue presentado con cuatro shows en el Teatro Alvear de Buenos Aires, y una gira por las ciudades más importantes de Argentina, con Ignacio Smilari reemplazando al guitarrista rítmico Juan Carlos “Yodi” Godoy. Del álbum se destacarían dos grandes éxitos del grupo: “Génesis” y “Libros Sapienciales”, ambas canciones lograrían estar entre las 100 mejores canciones del rock argentino para Rolling Stone y Rock.com.ar, respectivamente.

Este trabajo ha sido interpretado en numerosas ocasiones por otros artistas, destacándose dos versiones dirigidas por Billy Bond, una de ellas con el Ensamble Musical Buenos Aires y otra en Brasil.

El proyecto surgió a partir de una idea de Ricardo Soulé despertada por el ambiente creativo que se vivía en la librería de Jorge Álvarez y el sello Mandioca,1 en el otoño de 1970. Luego fue trabajada por el grupo con aportes temáticos considerables de Juan Carlos Godoy2 y orquestales de Roberto Lar, y grabada a lo largo de ese año en los estudios TNT de la calle Moreno en Buenos Aires, hasta enero de 1971. Comenzó a venderse en la segunda semana de marzo de 1971.

La obra se fue componiendo a lo largo del proceso mismo de grabación. El primer tema completo fue “Génesis”, que fue tocada en vivo antes de terminar la ópera. Luego se terminaron “Moisés” y “Las guerras”.1

La obra, compuesta durante la dictadura militar autodenominada Revolución Argentina, despertó la inquietud de la Iglesia Católica que sutilmente consiguió que el sello Mandioca se comprometiera a entregarle la letra para su control, y eventual visto bueno antes de su publicación. La tarea estuvo a cargo de Monseñor Emilio Teodoro Graselli (luego involucrado en situaciones poco claras sobre violaciones de derechos humanos),4 secretario del Arzobispo de Buenos Aires, el Cardenal Antonio Caggiano, que la autorizó con palabras amables para los músicos.

 

Entrevista a Willy Quiroga

50 años como banda. ¿Qué recuerdos tenés del principio de todo?

“Empecé en realidad 10 años antes, a los 17 años. En 1957 cumplo 60 con la música. Diez años después me sumé a Vox Dei y fueron surgiendo Manal, Almendra… Después estaban Tanguito o Moris, pero eran solistas. Cuando comenzamos todo era un camino por definir. No sabíamos bien qué hacer ni cómo manejarnos, porque no había antecedentes de bandas de rock. Fue genial que no hubiera reglas: así, cada cual, pudo tomar su camino y manejarse de manera distinta a los demás. Nadie copiaba a nadie en esos años locos: todo muy fresco”.

Tocaron en España hace unos años.

“Sí, primero en una discoteca de Tarragona, luego Barcelona y finalmente Madrid. Dirigimos el concierto al público latino, aunque vinieron muchos españoles a quienes les encantó cómo sonó la banda”.

Háblanos de ‘La Biblia’. ¿Fue la primera obra de rock conceptual en español? (Ndr: Vox Dei no es una banda de rock cristiano. La obra fue poética y transgresora para la época, ya que era un tema peliagudo en aquel espacio-tiempo).

“Ocurrió en 1971. Ya se habían dado otras obras conceptuales como ‘Tommy’ de The Who, pero en inglés. En castellano fue la primera, y más con esa temática. El trabajo tiene 7 movimientos, que son los que nos parecieron más importantes para poder contar algo. Luego aparecieron obras como Jesucristo Superstar, por ejemplo. Recuerdo que la grabación tuvo gran parte de improvisación. Los técnicos también lo hicieron, porque la mayoría de los estudios de aquella época solo habían grabado tango o folklore. Por nuestra parte, no éramos músicos egresados de Berkley: estábamos aprendiendo sobre la marcha. No puedo quejarme de nada: nos siguen cinco generaciones gracias a la tenacidad, en no pensar en abandonar a pesar de las adversidades”.

¿Qué música española o músicos se escuchaban antes de este lado del océano y qué escuchas ahora?

“Miguel Ríos, Baron Rojo, Héroes Del Silencio… Eso sí, en nuestros comienzos, no llegaba nada de rock español, tan solo solistas como Julio Iglesias, Dyango, Rafael… todo más melódico. En general, a Argentina no llegaba mucha música extranjera en esos años. Pocos tenían acceso a ella, no como hoy en día. Sin embargo, todo lo que llegaba era bueno. Hoy en día, por ejemplo, ves vocalistas en los talent shows y todos cantan de la misma manera, sin diferencia o inspiración. Christina Aguilera hay una sola, no pueden ser todos clones de ella. Otro ejemplo es el caso de Alejandro Sanz: no tiene una gran voz, ni canta de una manera perfecta comparándolo con Luis Miguel, pero es original, particular y un gran compositor. Eso se ha perdido”.

¿Qué bandas internacionales te gustan hoy en día?

“Me gusta particularmente Foo Fighters, más que Nirvana. Suena más fresco. También una banda progresiva llamada King´s X”.

¿Alguna anécdota de sus comienzos?

“Cuando lanzamos ‘La Biblia’ viajamos a Estados Unidos. Teníamos el contacto de una persona que estaba en contacto, valga la redundancia, con la gente del estudio Electric Lady. Creo que hacía poco había fallecido Hendrix. Fuimos al estudio y ahí conocimos al productor Eddie Kramer. Le mostramos el álbum que recién habíamos sacado, escuchó unos cuantos temas, nos miró y dijo en tono de pregunta: “¿Argentina? ¿Rock N Roll?”. Tenía el concepto de que en Latinoamerica no existía el rock. Nos dijo que le gustaba el trabajo y, sobre todo, el concepto transgresor… pero no le gustaba cómo estaba grabado. Le dijimos que podíamos traerle los masters, pero él se negó, argumentando que había que regrabarlo todo de cero. Nuestra compañía de entonces se negó a ceder los derechos y perdimos la oportunidad”.

¿Cómo era el tema de las ventas de los discos? ¿Había un mercado?

“Vendimos millones de LPs en esos primeros años. Hoy día tendríamos que ser millonarios, pero no es así. Sucedió lo que te he comentado antes: todo era nuevo, implicando también a los controles de ventas y el pago de regalías. Muchísimas bandas fueron estafadas por sus sellos; confiaron en gente que no tenía escrúpulos y no solo aquí. Ahora todo está mucho más organizado o controlado, digamos, pero al comienzo sufrimos ese tipo de destrato y fuimos engañados”.

¿Cuántos discos editaron?

“Tenemos 18 y estamos grabando el número 19 para celebrar los 50 años”.

¡Muchas gracias por la entrevista!

“Gracias a ustedes y al Mariskal. No recuerdo bien si nos cruzamos cuando él hacía su programa radial aquí en Buenos Aires… pero sí que lo escuchaba y era muy bueno. Grato recuerdo… ¡Gracias!”.

Fuente: MariskalRock