El Departamento de Hacienda (DH) ve en la industria del cannabis medicinal la posibilidad de ingresar anualmente cerca de $14 millones en nuevos recaudos, aunque las cifras de lo que ha generado hasta ahora se alejan mucho de esas proyecciones.

Francisco Parés Alicea, quien acudió ayer a una visita legislativa en representación del secretario del DH, Raúl Maldonado, indicó que, según los cálculos que maneja la agencia, la incipiente industria podría ingresar a las arcas del Gobierno cerca de $14 millones, tomando como base el que haya 27,611 pacientes con licencia para el uso de cannabis medicinal y que gasten cerca de $369 mensuales en el producto.

Hasta ahora, casi 5,000 personas han solicitado se les certifique como pacientes calificados para usar la sustancia como tratamiento.

El cálculo del DH se fundamenta en la experiencia en el estado de Colorado.

No obstante, Parés Alicea reconoció que, desde que comenzó a operar esa industria el verano pasado, ha ingresado menos de $100,000 por concepto del Impuesto sobre las Ventas y Uso (IVU).

“Es poquísimo”, opinó durante una vista pública conjunta de la Comisión cameral de lo Jurídico y la Comisión senatorial sobre Relaciones Federales, Políticas y Económicas.

Durante la audiencia pública, se discutió el proyecto de la administración de Ricardo Rosselló Nevares que crearía la “Ley para Mejorar el Estudio, Desarrollo e Investigación del Cannabis para la Innovación, Normas Aplicables y Límites”, que sustituiría la Orden Ejecutiva firmada por el exgobernador Alejandro García Padilla para permitir el uso medicinal de esa planta.

Aunque la zapata de la industria se estableció en julio pasado, no fue hasta diciembre que abrió sus puertas el primer dispensario para vender cannabis a los pacientes.

A juicio del funcionario del DH, existe desconocimiento entre los distintos componentes de la industria, y anticipó que durante los próximos 30 días la agencia producirá un plan de fiscalización que comenzará con una etapa de orientación a la ciudadanía y empresas sobre las regulaciones tributarias que deben cumplir y luego pasarán a una fase para hacer cumplir esas disposiciones.

El secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy, también destacó el potencial de la industria del cannabis medicinal como motor de desarrollo económico.

Según los estimados que suministró a las comisiones legislativas, durante los próximos tres años, esa industria podría generar $200 millones en inversión de capital y podría crear hasta 500 empleos directos en la Isla.

“La proyección anterior es un estimado muy conservador basado en las empresas que ya se han establecido en Puerto Rico, y está sujeta a que se sostenga esta tendencia”, acotó el secretario.

“Puerto Rico podrá insertarse rápidamente en la industria como un competidor del más alto calibre, pues contamos con la infraestructura, el capital humano y las condiciones climatológicas ideales para la investigación, el desarrollo, la siembra, manufactura, distribución y venta de productos derivados del cannabis para propósitos medicinales”, subrayó Laboy.

Agencia Nodal