Luego de la renuncia de Nanci Parrilli a la presidencia del Partido Justicialista, el diputado nacional del Frente para la Victoria Darío Martínez, vicepresidente de esa fuerza, anunció que está dispuesto a reemplazar a la legisladora cuando quede oficializada su decisión en el consejo provincial.

“Si me toca asumir le voy a dar la impronta  y la responsabilidad que se merece”, prometió Martínez y aseguró: “Así como lo hicimos en la banca de diputados cuando me tocó reemplazarla, lo mismo voy a hacer con respecto al partido justicialista que tiene que ser la columna vertebral de cualquier armado frentista como lo hizo Perón desde su primera elección hasta la actualidad”.

El vicepresidente del PJ prefirió no opinar “ni a favor ni en contra” sobre la determinación de Parrilli, aunque aclaró que no la comparte. “Es una decisión personal y como tal yo no la cuestiono”, agregó.

Martínez descartó un llamado a elecciones internas para elegir autoridades partidarias. Señaló que, tal como lo establece la carta orgánica, habrá un corrimiento de cargos una vez que quede a disposición del consejo la renuncia de Parrilli. Recordó a su vez que falta un año para que se venzan los mandatos vigentes.

“Va a ser bueno que haya elecciones para renovar las autoridades en el momento que se tengan que hacer”, planteó, al tiempo que reconoció que “por supuesto que hay un proceso de renovación que nosotros  veníamos empujando”. “No se va a dar de la forma que nos hubiese gustado, pero con responsabilidad vamos a intentar generar esa renovación que el justicialismo a nuestra manera de ver está reclamando”, advirtió.

Asimismo, adelantó que como presidente del PJ local, lo primero que va  hacer es “convocar al resto de los presidentes de todas las fuerzas políticas, empezando por (el presidente del MPN, el gobernador) Omar Gutiérrez, para definir claramente el lineamiento de la provincia y cuestionar las decisiones o errores de los partidos políticos”.

 

Tras el congreso en Zapala, insiste con un frente

Martínez se refirió al congreso partidario del sábado y postuló que no tuvo “ninguna consecuencia” dado que “no se terminó resolviendo ni una ni otra postura”. “Fue una votación totalmente atemporal porque no podes discutir en el aire un frente que todavía no existe. Esa es una discusión que la dará el congreso justicialista en el momento en que se conforme y cuando se empiecen a vencer los plazos del cronograma electoral”, argumentó.

Por lo pronto, el diputado advirtió que “en la calle la problemática de la gente no es qué va a hacer el PJ o no”, sino  los despidos, el tarifazo, el cierre de Textil Neuquén por la apertura indiscriminada de importaciones y la destrucción de la industria local. Por eso hizo hincapié en la unidad del campo nacional y popular para enfrentar al modelo neoliberal,  frenar a Macri y dar opciones de cómo debería hacerse en la provincia un esquema de poder.

“Cada una de la malas decisiones de este gobierno hace que tengamos que asumir la responsabilidad de conducir el espacio que nos excede”, declaró y recalcó: “El partido justicialista tiene una concepción tremendamente frentista. De cara a las elecciones de octubre encabezará un frente. No sé cómo se va a llamar pero va a exceder al PJ y al Frente para la Victoria”.

Fuente: Va Con Firma