El comedor Los Cartoneritos, en Villa Caraza, fue escenario de una razzia policial que nada tuvo que envidiarle a las redadas perpetradas por las fuerzas de seguridad durante la última dictadura. Efectivos policiales irrumpieron violentamente y reprimieron a mansalva a niños y adolescentes que se encontraban comiendo en el lugar.

“Estábamos en el comedor donde comen 100 chicos todos los días y sucedió un confuso episodio de enfrentamiento entre la policía con una persona, que no es de nuestro grupo, y que, supuestamente, venían persiguiendo. Las compañeras salieron a ver qué pasaba y eso terminó en una represión con chicos lastimados, donde se tiró gas pimienta adentro del comedor”, afirma Juan Martín Carpenco, militante del MTE.

Además, afirmó que dos chicos que fueron detenidos y más tarde liberados fueron “fueron secuestrados” por la fuerza policial. “Secuestrados es la palabra más precisa porque no sabemos todavía dónde están”, dijo antes de que aparecieran. “Así que estamos acá en al puerta de la comisaría con unos mil compañeros esperando que alguien dé una respuesta, sobre todo (Néstor) Grindetti y el secretario de Seguridad Diego Kravetz”.

Más tarde, Kravetz en diálogo con TN salió a negar la represión y afirmó que se trató de “una situación policial que se intenta politizar”. Sin embargo, disparó que “la policía actuó porque la situación se había desmadrado”.
Luego hizo una fuerte declaración de defensa de la Policía al decir que “la Policía tiene que ser respetada” y, según consideró, “la Policía hizo lo que tenía que hacer”.
Fuente: InfoNews