En declaraciones a radio Mitre, también consideró que quienes fueron parte de las distintas marchas contrarias a su signo político son parte de “una minoría” a la que “hay que tener el coraje” de enfrentar.

El presidente Mauricio Macri dijo este lunes 3 de abril que “hay mucha gente trabajando” para desestabilizar al gobierno y que “no avance la propuesta de cambio que la mayoría de los argentinos quieren”, y sostuvo que “si fuese solamente” Cristina Kirchner la que estuviese en esa posición “no sería tan grave”. Los conceptos fueron vertidos por el mandatario apenas dos días después de la multitudinaria marcha autoconvocada en apoyo a su gestión al frente del gobierno nacional. Fortalecido, al ser consultado este mediodía por radio Mitre, Macri aseveró que “si fuese solamente ella no sería tan grave; hay mucha más gente trabajando en que no se deje avanzar la propuesta de cambio que la mayoría de los argentinos quiere. Hay mucha gente que no colabora y busca generar ruidos y trabas permanentemente”.

Las declaraciones del Presidente representaron un apoyo explícito a las realizadas por el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien anoche en una entrevista emitida por el canal América afirmó que “sin duda Cristina Kirchner quiere voltear a este Gobierno”. El titular de la cartera laboral también expresó que “hubo dirigentes que dijeron que había que hacer algo con el modelo económico y mostraron una clara expresión de querer voltear a Mauricio Macri”, aunque no especificó nombres propios.

En tanto, Macri fue más allá y puso como ejemplo de esa situación a la decisión de la titular del juzgado Contencioso Administrativo número 4 de La Plata, María Ventura Martínez, quien frenó los descuentos a los docentes por los días que realizaron paro en la provincia de Buenos Aires. “Hay una jueza que le impide descontar los días de paro a la gobernadora (María Eugenia Vidal). Esas cosas son una interferencia a una política de cambio. Es una clara intencionalidad política de seguir convalidando que los chicos no tengan clases y sean rehenes de una errónea política sindical”, indicó el Presidente, quien sin embargo no dijo nada acerca del derecho a huelga, instancia avalada y protegida por la Constitución Nacional.

Al ser consultado por las numerosas y nutridas concentraciones y protestas que se registraron en la última semana, el jefe de Estado señaló que entiende el “reclamo genuino de la gente”. Pero aclaró que lo que mejor explica dichas marchas “es claramente la política, la búsqueda de desestabilizar, que los cambios no avancen porque ponen en peligro lugares de poderes mafiosos tanto en lo sindical, la política, los empresarios y la Justicia”. Macri, quien en las elecciones presidenciales de 2015 recibió el 34% de los votos (aunque asumió tras ganar el ballotage con el 51%), consideró que quienes fueron parte de las distintas marchas contrarias a su signo político son parte de “una minoría” a la que “hay que tener el coraje” de enfrentar. “Y yo lo voy a tener, para que los argentinos no tengan impedimentos para crecer”, concluyó el mandatario en la entrevista que concedió este mediodía.