Transcribimos el Informe completo sobre el Vertedero municipal elaborado, a solicitud de vecinos de la localidad, por profesionales de la Zona Sanitaria IV.
El basural que está funcionando en San Martin de los Andes actualmente, genera una situación de riesgo y de daño actual a la población de la localidad.
En los últimos años, San Martin de los Andes ha desarrollado un considerable aumento en el número de habitantes, que se ve reflejado en la tasa de crecimiento poblacional que para el período 2001-2010 fue del 20%. Además de los residentes permanentes, la ciudad recibe periódicamente población eventual o temporaria, producto en su mayoría de la actividad turística. Este crecimiento ha devenido en un incremento considerable de la cantidad de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) producido.
Si bien San Martin de los Andes, contaría con una gestión de Relleno Sanitario, no se está cumpliendo adecuadamente con la gestión de RSU para este modelo de tratamiento de los mismos.
En la recorrida por la zona periférica al basural, se pudo observar:
· Al ingreso al mismo un container con residuos que desbordan.
· Tal como se presenta actualmente el basural, se encuentra distante apenas a 400 metros de las viviendas más cercanas, actuales y previstas.
· Está rodeado de un cerco perimetral, que no es el llamado “ olímpico”, el cual se presenta muy deteriorado y roto en algunos sectores. Al encontrarse con fallas de cercado, facilita el acceso a los desechos por parte de animales domésticos y silvestres, aumentando la potencial diseminación de enfermedades y contaminantes químicos a través de la cadena alimenticia.
· En la celda 5, no se encuentran los residuos tapados con capa de tierra como corresponde, sino expuestos al ambiente, incluso los residuos compactados (“caramelos”) que deberían estar enterrados y cubiertos ,se encuentran en la superficie y con las membranas rotas, exponiendo y desbordando el contenido, por lo que este sector se transforma en un basural a cielo abierto, como si no hubiera ningún tipo de tratamiento de residuos, con el deterioro ambiental que esto conlleva. Una de las diferencias entre un relleno sanitario y un basural a cielo abierto es la utilización de material de cobertura (tierra) para confinar los residuos al final de cada jornada diaria y separar adecuadamente la basura del ambiente exterior.
· Entre el basural y el barrio Chacra 30, hay además una cantera de áridos, que está durante varias horas al día trabajando con máquinas, con el consiguiente aumento de material particulado en el aire, y además oficia también de basural a cielo abierto, probablemente para pobladores que depositan sus residuos allí, se vieron también cámaras de vehículos tiradas allá, electrodomésticos, etc. También genera malestar los ruidos permanentes de la tarea de las máquinas.
· Se observan gran cantidad de aves carroñeras, las que pueden actuar como vectores de enfermedades o contaminantes, además de ejercer efectos negativos sobre otras especies por competencia o depredación. . Las mismas producen alta cantidad de excreciones que manchan y contaminan calles, luminarias, y otros elementos físicos de los barrios cercanos.
· En los alrededores a varios metros del basural, se observan innumerables cantidades de bolsas plásticas: en el suelo, volando en el ambiente y también atascadas en las ramas de los pinos de alrededor, lo que evidencia que el tapado de la basura, no es eficaz para evitar esta dispersión.
· Los vecinos periódicamente observan personas revolviendo los residuos depositados, aumentando su peligrosidad; también refieren que han habido quemas de residuos vegetales produciendo gran cantidad de humo por varios días. Frecuentemente perciben olores desagradables, variando con la intensidad y orientación del viento.
Este tipo de vertederos genera en forma continua condiciones ambientales perjudiciales para la salud que, mientras perduren, y aún después de cerrado, permiten que se acumulen tóxicos y contaminantes, aumentando esa situación de riesgo. Es decir, cada día que se mantiene, aumenta la cantidad de riesgos de contaminación y daños producidos por la misma a la población cercana y a toda la localidad.
La inadecuada disposición y tratamiento de los Residuos Sólidos en el basural, expone a la población y al ambiente a padecer afecciones asociadas directamente a la contaminación que ocasiona; éstas se observan en varios aspectos: en el ambiente (agua, aire, flora, fauna, paisaje); en la comunidad, en las familias, (contaminación visual, olfativa, que genera malestar durante todo el día alterando la vida doméstica, etc.); en los individuos (presencia de enfermedades), etc.
Las viviendas de cercanías del Relleno Sanitario, entonces, dejan de cumplir su función de protección y cobijo (definido por la Organización Mundial de la Salud) para transformarse en un factor deteriorante de la vida de las personas.
Las recomendaciones y leyes nacionales e internacionales establecen parámetros de distancia entre los vertederos a cielo abierto y los asentamientos poblacionales: Las áreas incluidas dentro de las distancias mínimas que, por normativa específica para RSU, deben quedar excluidas o con restricción, son a 1000 m del radio urbano, a 500 m de cualquier asentamiento, a 200 m de cualquier agua superficial). (Ley 13.592/06)
La mayoría de los estudios usan de uno a dos kilómetros como un área de posible impacto; esta distancia podría ser mayor de acuerdo con la caracterización del sitio y de las emisiones.
¿Cuáles son los riesgos/daños a la salud que genera el basural en San Martín de los Andes?
Emisiones atmosféricas contaminantes por la quema de los Residuos vegetales
Cuando se producen quema de ramas, etc., se producen cantidades de partículas ultra finas –polvo, hollín y otras sustancias de menos de 2,5 micrómetros de diámetro– que pueden permanecer suspendidas en la atmósfera por largos períodos, e ingresar al aparato respiratorio, produciendo afectaciones pulmonares, como asma, broncoespasmo, neumonitis, también irritación ocular, alergias en piel, etc. También un riesgo importante para la población dado la posibilidad de extensión del fuego, y la sobrecarga que genera a los Equipos locales de Bomberos en una actividad evitable.
· Los RSU brindan alimento y nido para distintos organismos principalmente moscas y otros insectos, pulgas, chinches, roedores, también alacranes, arañas, aves, perros y otros mamíferos silvestres, que pueden transformarse en vectores de patógenos tales como virus, bacterias, hongos, los cuales producen diferentes enfermedades: diarreas, infecciones de piel, conjuntivitis, parasitosis, hantavirosis, leptospirosis, triquinosis, pudiendo también diseminarlas a otras áreas más alejadas. Uno de los vectores más conocido es la mosca. Dependiendo de las condiciones ambientales, como humedad, temperatura, etc., y el medio de reproducción, una mosca puede llegar al estado adulto en un periodo de entre 8 a 20 días, con un radio de acción de 10 Km en 24 horas, estimándose además que un kilogramo de materia orgánica (MO) permite la reproducción de 70.000 moscas.
Contaminación de aguas subterráneas: al producirse las precipitaciones, es probable que se infiltren contaminantes de los residuos al suelo y así ocasionar contaminación de las napas de agua superficiales, como también el traslado de residuos a cursos de agua superficiales cercanos.
· Contaminación odorífica; generación de olores nauseabundos producto de la descomposición de los residuos, incrementándose en los días que se presentan altas temperaturas y viento.Este malestar no es registrado en sistema de datos de salud (vigilancia epidemiológica), es decir no se “mide” pero condiciona el desarrollo del día a día en las personas: aumenta además la irritabilidad, el consumo de aerosoles (desodorantes ) y altera la vida social (etc.).
· El polvo llevado por el viento, puede portar agentes patógenos y materiales peligrosos. El humo generado de la quema de basura constituye un importante irritante respiratorio y puede hacer que las poblaciones afectadas tengan mucho más susceptibilidad a las enfermedades respiratorias.
· Estresor psicosocial: 9 la presencia del basural es un elemento que genera malestar para los vecinos del barrio, así como también produce un importante deterioro visual del mismo. Contribuye también a la pérdida del valor ambiental del entorno barrial.
De forma general se entiende que la calidad ambiental está íntimamente relacionada con la salud humana ya que desde la concepción, el embrión y feto, los niños y adolescentes son especialmente sensibles a la exposición química ambiental. existe evidencia científica que claramente demuestra que la exposición temprana a agentes químicos es causa de enfermedades.
La salud conceptualizada de modo integral implica la salud social y ambiental, además de la física (determinante social de la salud) por lo que podemos reconocer que, con la presencia del basural tan cercano al ámbito donde se desarrolla el quehacer cotidiano de la población de los habitantes de la comunidad se vulneran derechos en todos los niveles: social, relacional e individual. El derecho a un medio ambiente saludable debe ser considerado como principio superior, la contaminación del agua, aire, suelo, afecciones en flora, fauna y paisaje a causa de la inadecuada disposición y tratamiento de Residuos Sólidos, agudizan la situación de desigualdad en la que viven los habitantes y dificultan el vivir de cada día.
Así lo determina el artículo 41 de la Constitución Nacional, que se transcribe:
Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales…”