“Estamos completamente preparados para afrontar cualquier tipo de guerra con nuestras armas nucleares si EEUU ataca la península de Corea”, dijo el considerado número dos del régimen durante su discurso pronunciado durante la exhibición militar que sirvió para conmemorar el 105 aniversario del fundador del país, Kim Il-sung.

La escalada de violencia verbal mantiene al mundo entero en jaque. Desde que Donald Trump asumió el gobierno de los Estados Unidos la política exterior de su país ha generado un rechazo global tanto en sus “aliados” como en los enemigos. Desde sus posturas contrarias a dar asilo a refugiados de guerra como también a la construcción de un muro con México. La ultraderecha estadounidense parece no tener límites. En los últimos días el presidente Trump ordenó primero bombardear una base aérea del gobierno de Siria, bajo pretexto de que éste último había bombardeado con armas químicas la ciudad de Idlib. Sin investigación alguna que compruebe lo dicho por Trump, EEUU lanzó más de 50 misiles hacia una base Siria dando un vuelco a su manera de intervención en aquel país y a la vez generó que en el norte el ISIS (que estaba en retirada) se envalentonara y recuperara algunas pequeñas ciudades. A tan solo unos días de aquel bombardeo un Hércules 130 de la aviación de los Estados Unidos lanza una bomba llamada la “Madre de todas las bombas” con 11 toneladas de explosivos en territorio de Afganistán. Este lanzamiento no sólo tenía el objetivo de destruir ciertas cavernas donde se alojarían grupos terroristas, sino que a la vez es un mensaje a Rusia y Corea del Norte con quienes mantiene una escalada verbal belicista.

Esta mañana durante el desfile del “Día del Sol”, presidido por el líder Kim Jong-un, el Ejército norcoreano mostró su arsenal armamentístico incluidos varios misiles balísticos, entre los que se encontraba un posible nuevo proyectil de alcance intercontinental.

“Si EEUU realiza provocaciones imprudentes contra nosotros, nuestra fuerza revolucionaria contraatacará al instante con un ataque aniquilador y responderemos a una guerra total con guerra total y a ataques nucleares con nuestro propio arsenal atómico”, dijo el vicepresidente del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, Choe Ryong-hae.

Así está el mundo en esta mañana de abril de 2017, al borde de una nueva guerra de dimensiones desconocidas y dependiendo de la decisión de un puñado de psicópatas que mantiene en vilo a la humanidad.